Seguinos

Opinión

A 168 años del manifiesto comunista y 120 años del socialismo en Argentina

El Presidente del socialismo en Río Negro, Juan José Tealdi, analiza el contexto socio-político mundial a más de 100 años de la llegada del socialismo al país.

el

Pasan muchas cosas en el mundo, la región y el país. Una sucesión de hechos de diversa naturaleza y de diversa influencia sobre las sociedades y el planeta todo. Lejos de nuestras fronteras, pero cerca de nuestra condición humana, hoy se desarrollan diez guerras que causan por lo menos 1000 muertes por año, como las de Afganistán o Somalia, a las que se suman otros 30 conflictos bélicos de menor intensidad como el existente entre palestinos e israelíes o entre India y Paquistán. Más cerca nuestro está la guerra contra el narcotráfico en México que pareciera estar entre las causales del crecimiento de las actividades narcos en nuestra región y en nuestro país, donde la existencia de grandes bolsones de pobreza aportan mano de obra y muertos en cantidades cada vez más alarmantes en los marcos de instituciones desbordadas, cuando no cómplices.

En otro orden, la Unión Europea comienza a resquebrajarse. El alejamiento de Inglaterra, el socio más influyente junto con Francia y Alemania, abre una puerta de impredecibles consecuencias, dado que la unidad ha tenido pocos ganadores y muchos perdedores: los trabajadores y sectores más humildes de cada país y países más marginados que otros como el conocido caso de Grecia. En los países de oriente cuyas economías crecieron vertiginosamente en las últimas décadas comienza a haber reclamos por mejor calidad de vida porque el derrame no llega nunca. En nuestra región se agotan modelos políticos que prometieron grandes avances alentados por los precios de las materias primas que, al retraerse, muestran la dura realidad de altos porcentajes de pobreza y sectores marginados, superiores al tercio de la población.

La unidad de acción y la pretendida búsqueda de igualdad de oportunidades entre naciones y dentro de cada sociedad son aún una deuda de la civilización. Los organismos institucionales internacionales, desde las Naciones Unidas para abajo, muestran grandes limitaciones para abonar ese camino y pareciera que las corporaciones económicas van ganando la batalla.

Las guerras, los negocios ilegales, los condicionamientos a las democracias, el crecimiento exponencial de pobreza y marginalidad en distintas partes del mundo seguramente tienen singularidades que las explican, pero siempre detrás de estos retrocesos sociales hay olor a petróleo, a minerales, a intereses de uno u otro laboratorio de productos químicos o del sector financiero.

No nos equivocamos si afirmamos que, desde el avance del proceso de globalización, dominado por las grandes corporaciones, con sede en las potencias económicas y militares del mundo, la población de todo el planeta ha retrocedido en su calidad de vida. Esto lo podemos observar a partir de dos indicadores indiscutibles: 1º) Las estadísticas de desigualdad mundial con cada vez menos ricos muy ricos y más pobres muy pobres. 2º) El avance del asesino letal de la vida en el planeta: La emisión, por parte de las potencias centrales, de gases de efecto invernadero que afectan la capa de ozono con graves e impredecibles consecuencias.

La lucha por un mundo más igual: Ayer el proletariado, hoy los indignados.

Entre el siglo XIX y el XX surgieron movimientos y partidos de la clase trabajadora en todo el mundo -como el caso del Partido Socialista de Argentina, el 28 de junio de 1896– como respuesta a la ilimitada explotación del trabajo humano del sistema capitalista en su etapa de crecimiento basado en la producción industrial.

El socialismo en sus diferentes formas prácticas y con sus diversos intérpretes ideológicos nació para cambiar un sistema injusto y explotador por otro justo y distributivo. Tuvo éxitos y fracasos que aleccionan a las generaciones actuales. Muchos países alcanzaron el llamado Estado de Bienestar que se esfumó en los últimos 25 años. Otros, con grandes sacrificios, creyeron construir la sociedad ideal y terminaron avasallados por dictadores que torcieron el rumbo inicial. Nuestro país tuvo momentos de grandes conquistas a lo largo del siglo XX, que hoy están en retroceso.

El mundo de hoy ya no es el de los proletarios interpretados por Carlos Marx que los convocó a unirse para combatir a ese enemigo común –el sistema capitalista- para liberarse y liberar de esa manera a toda la sociedad de esa explotación. El mundo de hoy es un sistema cada vez más interrelacionado y complejo en el cual el poder económico concentrado monopoliza la producción, las finanzas y a través de controlar el contenido de las comunicaciones, ese instrumento de influencia masiva, ha logrado profundizar y globalizar su dominio y su poder.

La experiencia histórica muestra que el dominio de un grupo pequeño de seres humanos sobre las grandes mayorías –por más poder concentrado e influencia que tenga- siempre tiene un límite.

Durante el siglo pasado, las ideas de cambio de los movimientos socialistas incorporaron a la política -o sea al lugar de las decisiones- a actores marginados hasta ese momento. Como consecuencia, el poder económico tuvo que retroceder y grandes porciones de la sociedad alcanzaron mejores calidades de vida. Hoy hay un gran retroceso y como respuesta aparecen los movimientos de indignados en todo el mundo contra la terrible desigualdad y nuevamente se abre una puerta a la esperanza. Los indignados, tomen el nombre que tomen, son cada vez más.

Transcurrieron 168 años del Manifiesto de Carlos Marx en el mundo y 120 años de socialismo en Argentina. Esas luchas de los marginados de entonces y las ideas que surgieron de las mismas -interpretadas por Carlos Marx en el mundo y por Juan B. Justo en Argentina- seguramente deben ser actualizadas y adecuadas al mundo de hoy.

Hoy como ayer, el socialismo tiene la obligación histórica de aportar al cambio profundo de este sistema. De lo contrario serán otras las fuerzas políticas que interpreten esta necesidad de nuestro pueblo de transitar hacia mayores niveles de igualdad con justicia y participación.

 

Juan José Tealdi.
Presidente Partido Socialista de Río Negro.-

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Gremios

El nivel de inflación actual está terminando con la clase media y el único responsable es el Gobierno

Nota de opinión por Rodolfo Aguiar, Secretario Adjunto de ATE Nacional.

el

Este nivel de inflación (5,1% en mayo) está terminando con la clase media en el país. La responsabilidad es directamente del gobierno de Alberto Fernández.

Los asalariados formales pobres aumentan drásticamente y el nivel de endeudamiento de los trabajadores se torna insoportable. La suba de los precios de los alimentos por sobre el nivel general afecta significativamente más a los sectores populares. En promedio, la mayoría tiene comprometido más de la mitad de sus ingresos mensuales.

La inflación acumulada en los primeros cinco meses del año llegó a 29,3% y la interanual escaló a 60,7%.

Cabe destacar que uno de los grupos de productos que más aumentó es el de alimentos y bebidas, en un 33,7% en lo que va del año y 64,2% interanual, superando largamente la cifra general.

El único responsable es el Gobierno. No interviene decididamente en el mercado, ni se anima a ponerle un freno a los especuladores y formadores de precios. La suba constante de los precios es un problema al que el Ejecutivo no encuentra solución, ya que a principios de año estimaban que sería de 40%, proyección que difícilmente se cumpla.

Es inaceptable y hasta inmoral, que la economía argentina crezca y las condiciones de vida del pueblo se deterioren al mismo tiempo. Se desvanecen las esperanzas de que el Gobierno recupere el mandato que la ciudadanía le dio en el 2019 y comience a definir políticas en favor de los sectores populares.

Rodolfo Aguiar.
Secretario Adjunto de ATE Nacional.

Continuar leyendo

Gremios

Rechazo al pedido del legislador Martin de prohibir el lenguaje inclusivo

Nota de opinión por Paolo Etchepareborda, profesor de Historia, ex candidato a Diputado Nacional por el Partido Socialista y militante de UnTER.

el

Las sociedades atraviesan distintos momentos históricos que construyen en parte por tradiciones, pero fundamentalmente por construcciones culturales que hoy se generan desde los sectores que disputan el poder hegemónico y que forman parte del sistema capitalista, y que utilizan todos los medios a su alcance para disputar y construir su poder.

El lenguaje inclusivo, sin lugar a dudas, vino a cuestionar parte de esa hegemonía que se propone como única e irrefutable, la de una sociedad donde la meritocracia y fundamentalmente el patriarcado son condiciones fundantes para sostener ese poder.

Bajo esos preceptos se debe construir la sociedad pretendida y no aceptan por ello nada que cuestione esa lógica.

Por eso no es casual que personajes como la ministra de educación porteña, pero principalmente quien se postula como el representante de esos intereses disfrazado de progre, hayan lanzado una ofensiva contra una herramienta de reconocimiento de un “otre” que no solo “habla” diferente, además cuestiona lo establecido como norma.

En nuestra provincia, como no podía ser de otra manera, apareció en escena un oportunista de la política que, emulando la decisión del gobierno porteño, pretende indicarle al nuevo Ministro de Educación Pablo Núñez que debe hacer lo mismo y prohibir así el lenguaje inclusivo en las escuelas rionegrinas.

Ante este pedido formal, quiero expresar mi rechazo y la del Partido Socialista de Río Negro a la Solicitud del Legislador Rionegrino Juan Martín, de Juntos por el Cambio, quien pretende prohibir, e imagino castigar a quienes lo hagan, el uso del lenguaje inclusivo.

Paolo Etchepareborda.
Profesor de Historia, ex candidato a Diputado Nacional por el Partido Socialista y militante de UnTER.

Continuar leyendo

Gremios

Cambio en el Ministerio, demora en las respuestas a Educación

Nota de opinión por Sandra Schieroni y Silvana Inostroza, Secretaria General y Secretaria Adjunta de UnTER, respectivamente.

el

El gobierno de la provincia definió cambiar de funcionaria a cargo del Ministerio de Educación y Derechos Humanos. Mientras eso sucede, no da respuestas a las demandas de los trabajadores de la educación.

Entre las temáticas urgentes se encuentra la puesta en marcha de las asambleas presenciales de interinatos y suplencias y la revisión del Manual de Títulos de Adultos y Especial que debería ser previo a la inscripción anual.Además, tal como lo venimos planteando, exigimos que todas las escuelas estén en condiciones y que se garantice el circuito acordado para la realización de los exámenes preocupacionales.

Se solicitó que reprogramen las reuniones suspendidas, no hemos tenido precisiones. Desde el Consejo Directivo Central de UnTER vemos con preocupación esta demora en las respuestas requeridas, el sistema educativo no puede parar y los acuerdos paritarios se deben cumplir, más allá de la transición o de quien conduzca la cartera ministerial.

Instamos a las autoridades a dar urgente respuesta a los compromisos asumidos con los trabajadores en el ámbito paritario, que es en definitiva atender las necesidades de la educación pública.

Sandra Schieroni y Silvana Inostroza
Secretaria General y Secretaria Adjunta de UnTER, respectivamente.

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement