Seguinos

Opinión

Modelo «Sorista» para la tribuna

Por Mario Álvarez, concejal de Juntos Somos Río Negro de General Roca.

el

Mostrar una manzana chilena por TV o aprovechar el mal momento que vive la fruticultura rionegrina para salir a pedir asistencia económica repitiendo un libreto tan remanido como la palabra «emergencia»…es pura «sarasa» oportunista.

Hace años que la fruticultura vive en emergencia. Todos lo sabemos. El transcurso del tiempo, obviamente, ha ido agravando esa situación, sin que los protagonistas activos del desmadre se dispongan seria y comprometidamente a tomar cartas en el asunto, y hacer lo que hay que hacer, sin más dilaciones.

Mucha gente lo viene señalando, cargando responsabilidades sobre las espaldas provinciales pero también sobre la falta de compromiso de los Municipios involucrados, así como de las distintas representaciones productivas y gremiales.

Hace poco presenté en el Deliberante un proyecto para crear un Organismo (Secretaría de la Producción) que a nivel Municipal se ocupe de ir diseñando nuevos rumbos productivos, recuperando y poniendo en valor la cantidad impresionante de hectáreas abandonadas que hoy se marchitan irremediablemente ante los ojos de todos nosotros.
Lo hice pensando en una diseñada diversificación productiva zonal, con participación activa del INTA, de la Provincia, del Municipio, de los gremios y de las diferentes Cámaras que circunscriben la vida económica local.

Mi propuesta imagina huertas, invernaderos, herramientas financieras alternativas, un Mercado Concentrador local de Frutas y Verduras (la comunidad boliviana nos está dando un ejemplo sobre el particular) para poder avanzar con un «compre local» que nos beneficie a todos y muchas otras medidas que surgirían dentro de un espacio coparticipado, apuntando no sólo a rescatar tierra ociosa, sino, precisamente, a inaugurar otros espacios productivos que generen divisas y nuevas alternativas de empleo digno, mejorando así la calidad de vida de muchos rionegrinos. Sin embargo, al hermano de la Diputada Soria, a cargo del Ejecutivo de nuestra ciudad, esa propuesta le pareció, sencillamente, «una gansada».

Para ser sincero…no esperaba mucho más del Intendente.

Roca es un Municipio parado sobre la más pura cosmética (gran parte de la sociedad roquense ya lo tiene asumido), y por eso ningún Soria habla de desarrollo territorial sustentable, de estrategias, de directrices generales, de programas y de proyectos coparticipados. Esas palabras no han sido incorporadas a su vocabulario.

Por eso se ningunea desde hace 12 años aquel bienintencionado Plan Director, diseñado allá por el año 2000 de manera comprometida a través de un acuerdo consensuado entre numerosas instituciones locales que se pusieron a pensar una ciudad diferente.

Por ese mismo «ninguneo» los hermanos Soria no emiten opinión respecto de las actividades extractivas en pleno corazón del Alto Valle, que también conspiran contra los intereses de los productores.

Por eso nunca les ha preocupado preservar las áreas productivas locales de tensiones inmobiliarias especulativas. Todo lo contrario.

Por los mismos motivos no se promueve un modelo de crecimiento local asentado sobre la base de la participación democràtica plural, porque según el «sorismo», a la gente no le interesa involucrarse.

Esa es la razón por la que descartaron las Juntas Vecinales como herramienta válida de expresión barrial, calcando una matriz prepotente que se utilizó para «freezar» expresiones genuinas de participación vecinal, tratando de reducirlas a su mínima expresión (como está ocurriendo actualmente con el IMBA)…o directamente logrando que desaparezcan (como sucedió en el Museo de Bellas Artes «Juan Sànchez»).

El objetivo central del Plan Director proponía que nuestra ciudad trabajara en pos de reafirmar su carácter de ciudad innovadora, a través del fortalecimiento de las capacidades locales en base a una economía diversificada, con equidad social, contribuyendo así al desarrollo sustentable de toda la región.

No es una tarea sencilla. Claro que no.

Es más fácil pedir una declaración de emergencia o mostrar una manzana chilena en un programa de TV donde todos hablan y nadie se escucha, sabiendo de antemano que a muchos les va a venir bien, obviamente, y porque ese tipo de propuesta siempre «garpa», como suele decirse.

Quede dicho que no estoy descartando eventuales apoyos estatales para paliar un evento climático «inatajable», como ocurriò con la tremenda tormenta que se abatió sobre el Valle Medio días pasados, claro que no.

Lo que quiero señalar es que más allá de esas contingencias eventuales, hay que poner a trabajar un poco el sentido común, pensando qué decisiones conviene adoptar para reencauzar definitivamente una actividad centenaria en terapia intensiva desde hace mucho tiempo, escuchar con humildad a los que saben y emprender decididamente nuevas formas de intervención sobre un territorio que está pidiendo a gritos nuevos soportes estructurales.

Eso implica, necesariamente, superar con inteligencia y espíritu creativo todas éstas visiones cortoplacistas como las que propone la Diputada Soria, ya que si bien procura una respuesta paliativa para una dificultad coyuntural (repetida hasta el hartazgo, hay que decirlo) no es propositiva, ni original, ni mucho menos dirige su mirada hacia la creación de herramientas innovadoras, que sirvan para dinamizar nuestra flaca economía local.

Acepto que no es tarea sencilla, pero es necesario abordarla seriamente, dejando de mirar para el lado de las luces de la tribuna electoral, porque es precisamente ese encandilamiento el que impide ver la realidad, que es la única verdad…como dijo el General.

 

Mario Álvarez.
Concejal de Juntos Somos Río Negro de General Roca.-

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

La crisis es nuestra, las vaquitas son ajenas

Nota de opinión de Paolo Etchepareborda, Secretario Gremial del Comité Nacional del Partido Socialista.

el

La crisis es nuestra, la vaquitas son ajenas; esta frase que parece una metáfora es quizás la que mas clarifica la actual situación que atraviesa nuestro país y la gran mayoría de las provincias; salvo excepciones, producto de las enormes regalías generadas por políticas extractivistas -que no dejan de ser pan para hoy y hambre para mañana-; la mayoría de las provincias de nuestro país sufren en forma directa la falta de decisiones que acompañen los discursos populares de nuestro gobierno nacional. Desde aquel anuncio de la expropiación de Vicentin, frustrado por la debilidad ideológica y los compromisos con algunos socios; hasta el pasado acuerdo con el FMI, este gobierno no deja de dar señales que demuestran que en los grandes temas aún siguen cogobernando los CEOS empresarios y el sistema financiero internacional.

Los cambios en el Ministerio de Economía y los recientes anuncios, de la nueva ministra, son la señal mas clara que la solución que propone el gobierno es para los mercados y no parecen indicar que el aumento de los precios o la relación desigual que existe entre estos y los salarios vaya a tener un cambio a favor de los/as trabajadores/as.

Por eso creo que trabajadores/as y fuerzas progresistas de nuestra sociedad debemos seguir insistiendo en que no hay solución posible ni receta aplicable que vengan del FMI, y mucho menos de un programa de gobierno ortodoxo y temeroso de correrse del camino que ofrece esta etapa del sistema capitalista.

Como gobierno se sigue esperando la solución en el marco de un modelo agroexportador con apenas un desarrollo industrial en áreas que no molestan a los intereses de los países desarrollados.

Creo que trabajadores/as, así como las grandes mayorías nacionales, necesitamos que se tomen medidas urgentes en favor de un crecimiento que incluya producción y trabajo, industrialización, control de precios y programas que generen la inclusión genuina de los sectores que hoy están fuera del sistema.

Todas estas medidas no pueden ser reales si se dan en el marco del campo de las estadísticas, es decir que no sirven si solo sirven para que el gobierno anuncie que bajo la desocupación a un 7% cuando la gran mayoría de esos trabajadores y esas trabajadoras cobran salarios por debajo de la línea de la pobreza; la mesa del salario en argentina debe necesariamente discutir un Salario Mínimo Vital y Móvil cuyo piso este por encima de la línea de pobreza que el INDEC señala para una familia tipo, todo lo demás es acompañar una lógica distributiva que solo puede generar mas pobreza estructural -la pobreza estructural en parte se genera por eso- y está claro que solo el gobierno puede modificar esta lógica ya que el mercado no lo tiene en sus planes.

En nuestra provincia el gobierno de Juntos Somos Rio Negro, no parece tener otro proyecto, mas que el de seguir haciendo uso y abuso de nuestros bienes naturales; en la gestión de Alberto Weretilneck profundizando la transformación del sistema productivo tradicional del Alto Valle rionegrino, arrasando la producción de frutas en importantes áreas, para extraer petróleo a través del fracking; en la actual gestión de Arabella Carreras, avanzando sobre las áreas naturales protegidas, para habilitar la instalación de la infraestructura necesaria para la producción del “hidrógeno verde”, proyecto que genera muchas dudas en gran parte del mundo científico y ambientalista.

Pero mas allá de sentirme lejos de cualquier proyecto económico-productivo que tenga como eje políticas extractivistas de desarrollo y generación de empleo -el ejemplo mas claro de esto es vaca muerta-, no veo que exista un proyecto económico que justifique el interés por esto; es decir que están destruyendo el ambiente solo para abastecer a las potencias del llamado mundo desarrollado, no para generar un desarrollo local que nos permita pensar en un futuro de país independiente.

Como podría el gobierno avanzar para resolver problemas actuales en nuestro país; uno de los ejes debería ser aplicar en su totalidad la Ley de Abastecimiento, esto le permitiría al Gobierno, intervenir una firma, obligarla a producir una cantidad determinada de productos, fijar precios y establecer márgenes de ganancias a las empresas, entre otras cuestiones; porque no se aplica? tiene dos respuestas posibles a mi entender, la primera es que no hay interés porque el gobierno responde a los intereses de los que mas tienen -respuesta que podría dar algún sector político con argumentos compartidos parcialmente-; otros señalan que no hay fortaleza política para aplicar leyes que van en contra de quienes concentran el poder económico que para algunos es el poder real; sin embargo por un motivo u otro no se esta haciendo y para que esto ocurra quedan dos caminos -para mí- uno sería trabajar para construir un alternativa política que supere a esta que no da las respuestas que prometió al electorado, por supuesto que esta alternativa debe ser por izquierda, las alternativas por derecha ya las conocemos y solo van a profundizar las desigualdades que hoy existen y que generaron gran parte de los problemas que hoy tiene este gobierno.

La otra alternativa, esta claro, pasa porque el actual gobierno asuma la difícil, pero posible, tarea de construir poder popular y comience a tomar las decisiones necesarias para cambiar el rumbo que hoy va camino a profundizar el cris que actualmente sufrimos las grandes mayorías nacionales; como se resuelve la crisis, metafóricamente, repartiendo las vaquitas.

Paolo Etchepareborda
Secretario Gremial del Comité Nacional del Partido Socialista.

Continuar leyendo

Opinión

La renuncia de Guzmán genera la oportunidad de encauzar el rumbo económico del país

Nota de opinión por Rodolfo Aguiar, Secretario Adjunto de ATE Nacional.

el

Tras la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía, considero que esta decisión genera la oportunidad de encauzar el rumbo económico del país.

Es llamativo que no se haya ido antes. Esto muestra que quiso dejar terminado el principal trabajo que tenía por encargo, que es acordar con el FMI aún en contra de los intereses del pueblo. La salida de Guzmán se da en un contexto de 60,7% de inflación interanual. Además, durante los primeros dos años de gestión, la suba de precios fue de 123%, el porcentaje más alto desde 1991.

Quien lo reemplace debe ser capaz de priorizar las necesidades de la gente y tiene que ponerle fin al mayor flagelo que sufren los argentinos, que es la inflación. No sirve de nada que crezca la economía si no mejoran las condiciones de vida de todos. Hasta ahora sólo se han engrosado las ganancias de los dueños de grandes grupos económicos. Cabe destacar que según el último informe del Indec, una familia tipo necesita $99.677 al mes para no ser pobre.

Quien lo suceda debe mejorar salarios y jubilaciones, además de avanzar a un ingreso básico universal. Se necesita fortalecer la intervención del Estado en el mercado y ponerle límites a los formadores de precios.

Rodolfo Aguiar
Secretario Adjunto de ATE Nacional

Continuar leyendo

Gremios

El nivel de inflación actual está terminando con la clase media y el único responsable es el Gobierno

Nota de opinión por Rodolfo Aguiar, Secretario Adjunto de ATE Nacional.

el

Este nivel de inflación (5,1% en mayo) está terminando con la clase media en el país. La responsabilidad es directamente del gobierno de Alberto Fernández.

Los asalariados formales pobres aumentan drásticamente y el nivel de endeudamiento de los trabajadores se torna insoportable. La suba de los precios de los alimentos por sobre el nivel general afecta significativamente más a los sectores populares. En promedio, la mayoría tiene comprometido más de la mitad de sus ingresos mensuales.

La inflación acumulada en los primeros cinco meses del año llegó a 29,3% y la interanual escaló a 60,7%.

Cabe destacar que uno de los grupos de productos que más aumentó es el de alimentos y bebidas, en un 33,7% en lo que va del año y 64,2% interanual, superando largamente la cifra general.

El único responsable es el Gobierno. No interviene decididamente en el mercado, ni se anima a ponerle un freno a los especuladores y formadores de precios. La suba constante de los precios es un problema al que el Ejecutivo no encuentra solución, ya que a principios de año estimaban que sería de 40%, proyección que difícilmente se cumpla.

Es inaceptable y hasta inmoral, que la economía argentina crezca y las condiciones de vida del pueblo se deterioren al mismo tiempo. Se desvanecen las esperanzas de que el Gobierno recupere el mandato que la ciudadanía le dio en el 2019 y comience a definir políticas en favor de los sectores populares.

Rodolfo Aguiar.
Secretario Adjunto de ATE Nacional.

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement