Seguinos

Opinión

Apuntes para entender un conflicto: La tercerización del servicio de limpieza en la UNCo

Por Mariana Giaretto, socióloga, docente e investigadora de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Comahue.

el

Desde hace 15 días trabajadorxs de limpieza de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y de la Facultad de Lenguas – que comparten edificio- de la Universidad Nacional del Comahue, llevan adelante la ocupación del decanato como medida de fuerza ante la ’desvinculación’ de su fuente de trabajo.

El servicio de limpieza se encuentra tercerizado en las facultades de la UNCo y en gran parte de las universidades nacionales. En 2015, Litoral Cleaning, la intermediadora del servicio en FaDeCS y FaLe, incurrió en una serie de incumplimientos que motivaron diversas acciones de reclamo por parte de lxs trabajadorxs, quienes terminaron siendo despedidxs. En ese marco se dio un largo conflicto que implicó la toma de la facultad y como salida la universidad propuso –algo que sólo fue un desplazamiento en el tiempo- que se incorporaran a una cooperativa constituida y de esa manera continuar con el servicio tercerizado, pero ahora, vía cooperativa.

Frente a las condiciones de desventaja competitiva con otras empresas y el reconocimiento de la precariedad laboral que encierra la figura de la cooperativa, que se manifestó entre otras situaciones en el descuento por adherir al paro nacional convocado por las centrales gremiales, lxs trabajadorxs resolvieron apartarse de la cooperativa y reclamar sus derechos laborales como trabajadoras de una universidad nacional.

Las autoridades universitarias respondieron a los reclamos a través de diversas estrategias que en nombre de un supuesto diálogo, fueron –y todavía son- desde la manipulación, negación, criminalización, judicialización, fragmentación, apostando al desgaste y a quebrar la lucha. Algo que no han logrado por la claridad de lxs trabajadorxs y el apoyo del movimiento estudiantil.

Tercerizar para legalizar la precariedad

La tercerización laboral es parte de la ofensiva que el capital viene desplegando contra lxs trabajadorxs desde los años 70’ –se calcula que el 25, 5% de la fuerza de trabajo mundial se encuentra tercerizada-[1]. En la Argentina, esta ofensiva se implantó a través del terrorismo de Estado, durante los 90’ se profundizó y se expandió bajo los gobiernos kirchneristas.

Tercerizar implica introducir un tercero en la ecuación laboral, modificando la relación dual entre los empleadores de una empresa y el colectivo laboral que lleva adelante el proceso de producción. La tercerización se ha instalado en el mundo empresarial como una nueva forma de organización del trabajo asalariado bajo la lógica de la productividad: es la búsqueda de eficiencia y eficacia especializada la que legitima la introducción de un tercero.

Esto nos lleva inmediatamente a preguntarnos: ¿por qué estamos hablando de tercerización en una universidad nacional, por qué las tareas de limpieza son tercerizadas, cuáles pueden ser las razones de productividad que justifiquen la aplicación de esta lógica profundamente empresarial en una universidad? Lejos de todo atisbo de ingenuidad, sabemos que hoy más que nunca las actividades de las universidades se subordinan a la lógica del capital, pero eso no quiere decir que lo naturalicemos, y menos aún, que la justifiquemos en sus formas más salvajes.

Y la clave está en varios efectos que genera la tercerización laboral: el desdibujamiento en la configuración jurídica del empleador, la división de actividades consideradas por el empleador -difuso pero innegable- como ‘centrales’ y ‘periféricas’, la distinción a su vez de modalidades internas y externas de tercerización. Todas sus implicancias apuntan a la fragmentación del colectivo trabajador en una heterogeneidad de situaciones que atentan contra sus derechos laborales, fundamentalmente contra el derecho de los derechos laborales: el derecho a la unidad para la protesta. Este es el punto central de la tercerización: obstaculizar las posibilidades de organización y representación de base de lxs trabajdorxs.

Lxs trabajadorxs de limpieza estuvieron casi dos años despejando para quién trabajaban, cuáles eran sus derechos, cómo podían enfrentar la precarización laboral. En ese proceso irreversible de organización y resistencia se encuentran hoy.

Cooperativizar para legitimar la explotación

En el contexto de posconvertibilidad y de recuperación económica, el Estado apuntaló una estrategia de fomentar e inducir a los sectores desempleados y precarizados a conformar cooperativas, cooperativas de trabajo, pero también cooperativas de viviendas, de consumo, entre otras. La cooperativización se convirtió en un mecanismo de institucionalización de las demandas, y por lo tanto, de canalización y desplazamiento de los conflictos.

La Universidad del Comahue no sólo terceriza el servicio de limpieza sino que promueve que sean cooperativas las que en nombre de la economía social desempeñan esta tarea. En primer lugar, es necesario destacar las dificultades burocráticas que enfrentan aquellos que emprenden el proceso de conformar una cooperativa, proceso que envuelve tiempos y procedimientos que van a contracorriente de las urgencias y complejidades colectivas. En segundo lugar, la figura jurídica de la cooperativa es tan amplia y tan amorfa que posibilita experiencias de las más variadas, pero que en el caso de la tercerización vía cooperativa no puede implicar otra cosa que no sea la precarización de lxs trabajadorxs.

Pareciera que la cooperativa es una forma políticamente correcta de sellar y naturalizar la fuerte –muy fuerte- correlación entre tercerización y precarización. Porque seamos claros, hoy realizar tareas de limpieza en una universidad pública a través de una cooperativa implica: inestabilidad laboral, remuneraciones inferiores sin beneficios, ausencia de protección, deterioro de las condiciones de trabajo, debilitamiento de la representación gremial.

Que las autoridades de la Universidad del Comahue promuevan abiertamente el disciplinamiento hacia a lxs trabajadorxs que se encuentran luchando por sus trabajos, instando no solo a que sigan tercerizadxs bajo la forma de cooperativa, sino que además propongan como ‘contención de la situación´ deslindar a la universidad de sus obligaciones como empleador y reemplazarla por el Banco Credicoop –sí Banco!!-’, es sin duda parte de una naturalización de la explotación bajo las formas más cínicas y descaradas.

 

Mariana Giaretto.
Socióloga, docente e investigadora de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Comahue.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Gremios

El nivel de inflación actual está terminando con la clase media y el único responsable es el Gobierno

Nota de opinión por Rodolfo Aguiar, Secretario Adjunto de ATE Nacional.

el

Este nivel de inflación (5,1% en mayo) está terminando con la clase media en el país. La responsabilidad es directamente del gobierno de Alberto Fernández.

Los asalariados formales pobres aumentan drásticamente y el nivel de endeudamiento de los trabajadores se torna insoportable. La suba de los precios de los alimentos por sobre el nivel general afecta significativamente más a los sectores populares. En promedio, la mayoría tiene comprometido más de la mitad de sus ingresos mensuales.

La inflación acumulada en los primeros cinco meses del año llegó a 29,3% y la interanual escaló a 60,7%.

Cabe destacar que uno de los grupos de productos que más aumentó es el de alimentos y bebidas, en un 33,7% en lo que va del año y 64,2% interanual, superando largamente la cifra general.

El único responsable es el Gobierno. No interviene decididamente en el mercado, ni se anima a ponerle un freno a los especuladores y formadores de precios. La suba constante de los precios es un problema al que el Ejecutivo no encuentra solución, ya que a principios de año estimaban que sería de 40%, proyección que difícilmente se cumpla.

Es inaceptable y hasta inmoral, que la economía argentina crezca y las condiciones de vida del pueblo se deterioren al mismo tiempo. Se desvanecen las esperanzas de que el Gobierno recupere el mandato que la ciudadanía le dio en el 2019 y comience a definir políticas en favor de los sectores populares.

Rodolfo Aguiar.
Secretario Adjunto de ATE Nacional.

Continuar leyendo

Gremios

Rechazo al pedido del legislador Martin de prohibir el lenguaje inclusivo

Nota de opinión por Paolo Etchepareborda, profesor de Historia, ex candidato a Diputado Nacional por el Partido Socialista y militante de UnTER.

el

Las sociedades atraviesan distintos momentos históricos que construyen en parte por tradiciones, pero fundamentalmente por construcciones culturales que hoy se generan desde los sectores que disputan el poder hegemónico y que forman parte del sistema capitalista, y que utilizan todos los medios a su alcance para disputar y construir su poder.

El lenguaje inclusivo, sin lugar a dudas, vino a cuestionar parte de esa hegemonía que se propone como única e irrefutable, la de una sociedad donde la meritocracia y fundamentalmente el patriarcado son condiciones fundantes para sostener ese poder.

Bajo esos preceptos se debe construir la sociedad pretendida y no aceptan por ello nada que cuestione esa lógica.

Por eso no es casual que personajes como la ministra de educación porteña, pero principalmente quien se postula como el representante de esos intereses disfrazado de progre, hayan lanzado una ofensiva contra una herramienta de reconocimiento de un “otre” que no solo “habla” diferente, además cuestiona lo establecido como norma.

En nuestra provincia, como no podía ser de otra manera, apareció en escena un oportunista de la política que, emulando la decisión del gobierno porteño, pretende indicarle al nuevo Ministro de Educación Pablo Núñez que debe hacer lo mismo y prohibir así el lenguaje inclusivo en las escuelas rionegrinas.

Ante este pedido formal, quiero expresar mi rechazo y la del Partido Socialista de Río Negro a la Solicitud del Legislador Rionegrino Juan Martín, de Juntos por el Cambio, quien pretende prohibir, e imagino castigar a quienes lo hagan, el uso del lenguaje inclusivo.

Paolo Etchepareborda.
Profesor de Historia, ex candidato a Diputado Nacional por el Partido Socialista y militante de UnTER.

Continuar leyendo

Gremios

Cambio en el Ministerio, demora en las respuestas a Educación

Nota de opinión por Sandra Schieroni y Silvana Inostroza, Secretaria General y Secretaria Adjunta de UnTER, respectivamente.

el

El gobierno de la provincia definió cambiar de funcionaria a cargo del Ministerio de Educación y Derechos Humanos. Mientras eso sucede, no da respuestas a las demandas de los trabajadores de la educación.

Entre las temáticas urgentes se encuentra la puesta en marcha de las asambleas presenciales de interinatos y suplencias y la revisión del Manual de Títulos de Adultos y Especial que debería ser previo a la inscripción anual.Además, tal como lo venimos planteando, exigimos que todas las escuelas estén en condiciones y que se garantice el circuito acordado para la realización de los exámenes preocupacionales.

Se solicitó que reprogramen las reuniones suspendidas, no hemos tenido precisiones. Desde el Consejo Directivo Central de UnTER vemos con preocupación esta demora en las respuestas requeridas, el sistema educativo no puede parar y los acuerdos paritarios se deben cumplir, más allá de la transición o de quien conduzca la cartera ministerial.

Instamos a las autoridades a dar urgente respuesta a los compromisos asumidos con los trabajadores en el ámbito paritario, que es en definitiva atender las necesidades de la educación pública.

Sandra Schieroni y Silvana Inostroza
Secretaria General y Secretaria Adjunta de UnTER, respectivamente.

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement