Seguinos

Opinión

El verdadero precio del petróleo

Nota de opinión por Álvaro Vicente López, Ing. Agr. Esp. en Desarrollo Humano.

El costo del petróleo se calcula en base a su extracción, a su procesamiento y su transporte, lo cual implica incluir otros sub ítems como mano de obra, insumos, amortizaciones de maquinarias, gastos administrativos, Ganancias de los empresarios, impuestos, etc. Pero la pregunta es: ¿Esto es suficiente? Como todos sabemos el petróleo es un regalo, es la sumatoria de millones de años de acumulación de energía solar que en forma de materia orgánica y por procesos de presión y temperaturas bajo la tierra se transformaron en Hidrocarburos. El problema es que el petróleo no es eterno, es un recurso no renovable, del cual dependemos en extremo, la computadora sobre la que escribo está hecha con petróleo, el calefactor que calienta mi casa quema gas, la electricidad que hace funcionar mi computadora proviene en un 70 % de centrales Termoeléctricas, me traslado cada día en mi vehículo que es a nafta, la comida que comemos depende de tractores para producirlos, de fábricas para procesarlos y de camiones para transportarlos. Dependemos mucho del petróleo. Y el petróleo, no solo tiene el inconveniente de que es un recurso no renovable, sino también, aporta Gases de Efecto Invernadero a la atmósfera con el correspondiente Calentamiento Global y Cambio Climático.

El petróleo, en este momento es “barato”, pero en el tiempo escaseará y aumentará su valor. También el petróleo es dañino, aportando grandes cantidades de Gases de Efecto Invernadero, que nos llevarán a un límite en la sostenibilidad de la vida en la tierra. Por ello tenemos que empezar a convertir la matriz energética a energías renovables. Y aquí surge la razón del título del presente texto: “el verdadero precio del petróleo”. ¿Acaso no deberíamos incluir en el precio del petróleo el valor del costo que implicaría el reemplazo del mismo por energías renovables?, ¿No deberíamos calcular cuánto le costaría a la Argentina reemplazar su matriz energética en un plazo de 10 años, y financiarlo, mediante un impuesto al petróleo?. ¿No sería adecuado aplicar un impuesto al petróleo para desmotivar su mal uso y promover el uso de transportes públicos?

Lo importante es que si aplicáramos un impuesto, este debería ser usado para financiar el reemplazo de la matriz energética, mejorar la eficiencia energética y fomentar la conciencia ambiental. Pero esto solo, no alcanza, porque el costo es alto para aquellos que cuentan con pocos recursos, éste tipo de políticas tiene que ser acompañadas con la visión de mejorar la redistribución de los ingresos en la población y además el impuesto tiene que ser progresivo, o sea, el que más tiene, mas consume y mas debe pagar.

Lamentablemente, las malas decisiones del gobierno actual y los problemas económicos derivados, hacen parecer este tipo de propuestas como algo fuera de lugar, pero al menos hay que plantearlo, dejarlo como una semilla para que germine y crezca.

Álvaro Vicente López.
Ing. Agr. Esp. en Desarrollo Humano.

Opinión

La cuestión ambiental y las plataformas electorales de Juntos por el Cambio y de Frente de Todos

Nota de opinión por Álvaro Vicente López, Ing. Agr. Esp. en Desarrollo Humano.

La plataforma electoral, indica en primera instancia, las intenciones de políticas a desarrollar por un partido político. Es el plan rector, las ideas generales sobre aquellas cuestiones que afectan a la ciudadanía. Se plantean políticas a desarrollar en Educación, Estado, Desarrollo económico, Desarrollo social, personas mayores, Ciencia Tecnología e innovación, ambiente y desarrollo sustentable, Seguridad, Justicia, Derechos Humanos y otros. En la lectura de las plataformas electorales de ambos partidos, se observa un mayor detalle de acciones y políticas a desarrollar por Frente de Todos. En esta nota, es de interés revisar aquellas políticas vinculadas a la cuestión ambiental, en particular a las políticas que se implementarán o desarrollarán para trabajar las problemáticas ambientales, las cuales podemos resumir en: Mitigación o adaptación al cambio climático, manejo de residuos sólidos urbanos, reducción de la biodiversidad, sobre explotación de los recursos naturales, sobre población, el cuidado de los glaciares, el uso adecuado del agua, contaminación ambiental por industrias o la agricultura, patrones de consumo, etc. En referencia a estos temas, en la plataforma de Juntos por el Cambio, no trata de manera directa o indirecta el tema ambiental, solo menciona cuestiones que sostienen y buscan incrementar la explotación de los recursos naturales: “insertarse en el mundo”, mayor actividad económica, estabilidad macroeconómica y otras. En la plataforma de Frente de Todos hay un capítulo específico titulado “Ambiente y Desarrollo Sustentable”. El capítulo detalla los principales problemas ambientales de la Argentina, menciona la urgencia sobre los cambios de hábitos en la producción y consumo y la necesidad de pasar a una economía circular. También refiere a la promoción de un Pacto Federal Ambiental entre los distintos niveles del Estado (Nacional, Provincial y Municipal). Menciona la producción sustentable como objetivo y la fiscalización y reglamentación para minimizar el impacto en las actividades extractivas, el ordenamiento territorial para el uso responsable del suelo, el empoderamiento de la ciudadanía, el manejo de los Residuos Sólidos Urbanos y el ahorro de energía. Plantea el desarrollo de energías limpias y otros aspectos vinculados a la contaminación.

Es importante analizar las plataformas electorales de aquellos que se postulan a las elecciones. Primero para ver la consideración respecto a la cuestión ambiental, y en segundo lugar para detectar contradicciones, ya que, muchas veces dentro de la misma plataforma las políticas vinculadas al desarrollo económico y las cuestiones ambientales, se contraponen. Por otro lado, es importante que la cuestión ambiental esté integrada en cada uno de los aspectos de las políticas de una plataforma electoral, sobre todo pensando en el largo plazo, por ejemplo: Las políticas de desarrollo económico deben contemplar el uso sustentable de los recursos naturales y conceptos de economía ecológica y Desarrollo sustentable. Las políticas referidas al Estado deben considerar la conservación de espacios públicos y la reducción en su sistema administrativo de los residuos generados y el uso adecuado de la energía. Las políticas en Salud deben vincularse con las políticas ambientales en el tratamiento de la contaminación, el uso adecuado del agua, el uso de agroquímicos, el cambio climático y la expansión de vectores de enfermedades. Las políticas en educación deben considerar en el incremento de la conciencia ambiental, para modificar la sensibilidad de los ciudadanos. Las políticas sociales deben prever el desarrollo de la producción local sobre lo global, el desarrollo de trabajos vinculados al medio ambiente, la mejora en el transporte público, etc.

Como ciudadanos, tenemos que analizar las plataformas electorales, demandar mayor detalle de las políticas que se prometen implementar, con énfasis en la cuestión ambiental, y tenemos la obligación de exigir el cumplimiento, implementación y evaluación de las políticas propuestas.

Por último, como ciudadanos tenemos que pedir detalle, el cómo, el cuándo y el dónde de las políticas, para evitar en que las plataformas sean sólo meras intenciones.

Álvaro Vicente López.
Ing. Agr. Esp. en Desarrollo Humano.

Continuar leyendo

Opinión

Del fútbol y la administración municipal

Nota de opinión por Federico Vasches, miembro del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro e Integrante de Unidad Ciudadana.

A diferencia de otros deportes, el fútbol despierta fanatismo y pasiones más allá de la lógica. Se ven partidos, se compran camisetas y toda cuanta chuchería alegórica exista; es un negocio que mueve cantidades inimaginables de dinero, cuando dentro de la cancha 22 jugadores hacen rodar la pelota.

Si bien hay fanáticos de algún jugador en particular, que con sus maniobras, gambetas, pases o desmarques, nos roban una alegría; hay también quienes disfrutan de ver jugar al “equipo” y reconocen en la figura del Director Técnico – DT, a un gran ajedrecista.

Ahora bien, esta situación que parece tan doméstica y únicamente vinculada al universo futbolero, bien puede ser extendida al mundo de lo público y de la administración municipal en particular.

A continuación, algunas sugerencias para comprender por dónde transcurre el asunto:

  • Más de una vez frente a una victoria, el DT se arrogó el mérito de la misma y cuando su equipo perdió, debió reconocer su culpa. Algo similar tendería a suceder con el Jefe Comunal / Intendente, el cual debería reconocer su logro gracias a lo hecho por los empleados municipales en el marco de una política pública, pero también evitar buscar culpas ajenas y culpables, cuando las cosas no salen como estaban previstas, ya que acaso él es quien dirige la administración
  • Tanto el equipo al Director Técnico, como la administración municipal al Intendente, le deben responder. Eso sí y en el peor de los casos, siempre el DT y el Intendente, deben responder por ellos. Ni el Técnico puede decir no saber qué estaban haciendo sus jugadores (sin riesgo a quedar como sin manejo del grupo), ni el Intendente puede decir no saber qué hacen sus empleados municipales, sin quedar como poco entendido y preocupado por las cuestiones municipales.
  • Entonces se da el fenómeno de ser indisociables uno de otro, es que no hay equipo ni jugadores sin DT, pero tampoco hay empleados, funcionarios ni políticas públicas sin Jefe Comunal.
  • Una de las críticas más escuchadas sobre el desempeño del equipo, cuando las cosas no funcionaron o no salieron como estaban previstas, es esa de “el DT puso a tal o cual jugador a ocupar una posición que no es la suya, no estuvo en su lugar natural, quizá porque el Técnico quiso probar algo nuevo y no le salió”. Sería interesante sin ser críticos de las decisiones políticas del Intendente, advertir cuán capacitado / formado / preparado está tal o cual funcionario para cumplir su tarea, ya que si no son los mejores los que ocupan los lugares claves, posiblemente los resultados tampoco sean los mejores.

El desafío entonces es que esa pasión por el futbol pueda ser trasladada (en su medida justa), a lo público. Ya que aún siendo el futbol, un juego, un deporte donde un equipo gana y el otro pierde; si las administraciones municipales no son buenas, ganas los administradores y perdemos los ciudadanos.

En el fútbol se puede hacer un pique, sacar tarjetas y suspender jugadores, en la política y la administración municipal, una serie de malas decisiones, no suspenden a los candidatos, pero afectan a las personas.

La sugerencia es continuemos con la pasión por el deporte, vivamos y sintamos el fútbol, pero no perdamos de vista que mientras (y durante 90 minutos, estamos ajenos a todo), las administraciones siguen y los políticos, todavía nos gobiernan.

Federico Vasches.
Miembro del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro e Integrante de Unidad Ciudadana.

Continuar leyendo

Opinión

De la comida de la abuela y las obras publicas en infraesctructura

Nota de opinión por Federico Vasches, miembro del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro e Integrante de Unidad Ciudadana.

Si hay algo que todos recordamos nítida y cariñosamente, de nuestras infancias, es la comida de la abuela. Mesas largas, horas de juego entre primos, risas, murmullo, ruido de vasos y hasta postre.

A los que nos ha tocado ya ser padres y vivir para y al ritmo de los hijos, nos sucede muchas veces que, (así como a los escritores se les presenta el síndrome de la hoja en blanco, a los padres) se nos presenta el síndrome de la cocina vacía.

Y así es como arranca el desafío de hacer algo rico, con lo que hay en la heladera y buscar una idea, una receta, una llamada de emergencia. Posibilidad para quienes, como yo, tenemos a nuestra abuela y buscamos en ella: una voz que del otro lado del teléfono, nos salve.

Ahora bien esta situación que pareciera tan doméstica, bien puede ser extendida al mundo de lo público y de las obras públicas en infraestructura en particular.

A continuación, algunas sugerencias para comprender este fenómeno:

  • Puede suceder que tengamos una idea sobre qué queremos cocinar, el asunto es que la receta, los ingredientes, las proporciones, las sugerencias y los secretitos siguen en poder de las abuelas; algo similar sucede con las obras públicas en infraestructura, ya que si bien la idea puede ser del político, la receta sobre cómo, cuándo y acaso dónde hacer tal o cual mejora está en poder del técnico
  • Aún teniendo la receta de la abuela, siempre tenemos un margen para reemplazar algún ingrediente de esos que no tenemos (que sólo las abuelas los tienen), y acaso cuando uno es un poco más osado, inclusive de innovar y probar con algún agregado. Esta situación de reemplazo e innovación, de suerte de “parche” sobre la receta, no debería presentarse en las obras de infraestructura, ya que si bien se puede emparchar el asfalto para extender las redes cloacales o de gas, siempre es mejor que las cosas tengan una lógica concatenada, donde las actividades y obras presenten un correlato necesario.
  • La cocina también nos permite tomar ciertos atajos, evitar un paso (pelar o no pelar alguna verdura, incluir algún salteado a la cebolla que no estaba previsto), para sobreponernos a imponderables e inclusive al apuro; pero por el porte y la importancia de las obras de infraestructura éstas no deberían dejar nada para último momento, no debería haber margen para lo repentino, ni la improvisación. Ya que serían el resultado de una ingeniería y ejercicio deliberado de planificación de profesionales.
  • En uno y otro, la cocina y la infraestructura, es importante no sólo la receta y el proceso (cocción y construcción), sino la calidad de los insumos, alimentos y materiales de construcción
  • La alimentación en general es importante para crecer. Más aún si es con el amor de las abuelas, quienes nos ven como sus nuevos hijos y nos tratan con el cariño y la experiencia adquirida luego de años de criar a nuestros padres. Pero importante también son las obras de infraestructura, ya que con ellas se pueden generar cambios sociales, que dinamicen y den mejor calidad de vida a los vecinos

El desafío entonces es recordando las mesas de los domingos en familia en torno a una rica comida de la abuela, comprender que así como ese evento nos produce felicidad y nos convoca a la idea de familia; una política inteligente de obras de infraestructura debe generar sinergias en la sociedad que la recibe, despertar interés y acompañamiento, como también una activa participación de consulta y diagnóstico de parte de quienes comprenden de la temática.

Federico Vasches.
Miembro del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro e Integrante de Unidad Ciudadana.

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Lo más visto