Seguinos

Opinión

De la comida de la abuela y las obras publicas en infraesctructura

Nota de opinión por Federico Vasches, miembro del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro e Integrante de Unidad Ciudadana.

Si hay algo que todos recordamos nítida y cariñosamente, de nuestras infancias, es la comida de la abuela. Mesas largas, horas de juego entre primos, risas, murmullo, ruido de vasos y hasta postre.

A los que nos ha tocado ya ser padres y vivir para y al ritmo de los hijos, nos sucede muchas veces que, (así como a los escritores se les presenta el síndrome de la hoja en blanco, a los padres) se nos presenta el síndrome de la cocina vacía.

Y así es como arranca el desafío de hacer algo rico, con lo que hay en la heladera y buscar una idea, una receta, una llamada de emergencia. Posibilidad para quienes, como yo, tenemos a nuestra abuela y buscamos en ella: una voz que del otro lado del teléfono, nos salve.

Ahora bien esta situación que pareciera tan doméstica, bien puede ser extendida al mundo de lo público y de las obras públicas en infraestructura en particular.

A continuación, algunas sugerencias para comprender este fenómeno:

  • Puede suceder que tengamos una idea sobre qué queremos cocinar, el asunto es que la receta, los ingredientes, las proporciones, las sugerencias y los secretitos siguen en poder de las abuelas; algo similar sucede con las obras públicas en infraestructura, ya que si bien la idea puede ser del político, la receta sobre cómo, cuándo y acaso dónde hacer tal o cual mejora está en poder del técnico
  • Aún teniendo la receta de la abuela, siempre tenemos un margen para reemplazar algún ingrediente de esos que no tenemos (que sólo las abuelas los tienen), y acaso cuando uno es un poco más osado, inclusive de innovar y probar con algún agregado. Esta situación de reemplazo e innovación, de suerte de “parche” sobre la receta, no debería presentarse en las obras de infraestructura, ya que si bien se puede emparchar el asfalto para extender las redes cloacales o de gas, siempre es mejor que las cosas tengan una lógica concatenada, donde las actividades y obras presenten un correlato necesario.
  • La cocina también nos permite tomar ciertos atajos, evitar un paso (pelar o no pelar alguna verdura, incluir algún salteado a la cebolla que no estaba previsto), para sobreponernos a imponderables e inclusive al apuro; pero por el porte y la importancia de las obras de infraestructura éstas no deberían dejar nada para último momento, no debería haber margen para lo repentino, ni la improvisación. Ya que serían el resultado de una ingeniería y ejercicio deliberado de planificación de profesionales.
  • En uno y otro, la cocina y la infraestructura, es importante no sólo la receta y el proceso (cocción y construcción), sino la calidad de los insumos, alimentos y materiales de construcción
  • La alimentación en general es importante para crecer. Más aún si es con el amor de las abuelas, quienes nos ven como sus nuevos hijos y nos tratan con el cariño y la experiencia adquirida luego de años de criar a nuestros padres. Pero importante también son las obras de infraestructura, ya que con ellas se pueden generar cambios sociales, que dinamicen y den mejor calidad de vida a los vecinos

El desafío entonces es recordando las mesas de los domingos en familia en torno a una rica comida de la abuela, comprender que así como ese evento nos produce felicidad y nos convoca a la idea de familia; una política inteligente de obras de infraestructura debe generar sinergias en la sociedad que la recibe, despertar interés y acompañamiento, como también una activa participación de consulta y diagnóstico de parte de quienes comprenden de la temática.

Federico Vasches.
Miembro del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro e Integrante de Unidad Ciudadana.

Opinión

Efecto sin veneno

Nota de opinión por Ariadna Anderson (Instagram: @sin.veneno).

Leer las etiquetas de los productos alimenticios se ha convertido, en el último tiempo, en una afición; y recabar la información de los ingredientes o entender la composición de los productos me lleva al interrogante: ¿sabemos lo que comemos?

Hace un tiempo comencé a leer etiquetas de productos alimenticios que frecuentaban en mi casa y la mayoría de las veces ni siquiera era capaz de pronunciar los ingredientes. Me di cuenta que nos estábamos alimentando a base de productos consumibles y no de alimentos.

Cada producto que vemos en un paquete de la góndola del supermercado, esconde algo detrás. En general, los mismos ingredientes, baratos para la industria, aceite, harinas refinadas y azúcar, sumando aditivos, colorantes, conservantes, saborizantes y disfrazados de distintas maneras, nos llevan a comprar productos caros creyendo que nos van a hacer bien.

Existe un mundo de nutrientes fuera del supermercado. Es importante brindar información y mostrar que hay muchas opciones para evitar los ultraprocesados, todos conocemos una tienda donde comprar productos más naturales, y ni hablar de la zona en la que vivimos, donde hacer una huerta o conseguir productos frescos, de estación y producidos a través de métodos agroecológicos, no es ninguna misión imposible.

No hace falta ser cocinero ni tener una billetera abultada, ni siquiera necesitamos que nos sobre el tiempo para pasar horas dentro de la cocina. Es necesario abrir los ojos y por lo menos entender que estamos siendo engañados bajo leyendas que nos hacen creer que un producto nos brinda ciertos beneficios, que tiene más nutrientes que cualquier otro, que le agregaron vitaminas para que nuestros hijos crezcan fuertes y sanos.

La alimentación saludable no va del lado de lo fit, esto no se trata de contar calorías, sino de sacarnos la venda que la industria alimentaria y el marketing nos ha puesto en los ojos y ver que hay un mundo de comida real, sin conservantes, colorantes ni aditivos, hay ingredientes y alimentos de verdad y que lo ideal es incorporarlos de la forma en la que la naturaleza nos los brinda.

Busquemos ingredientes en su estado más natural posible, que hayan sufrido la menor cantidad de procesos industriales. Propongámonos incorporar comida de verdad, cocinemos con lo que hay, con lo que la tierra nos entrega, que la estacionalidad nos guíe, respetemos los tiempos y el medio ambiente.

Llevar a cabo una alimentación sin veneno es extender la mirada más allá de la góndola, darnos la oportunidad de cuestionarnos qué le estamos brindando a nuestro cuerpo, de donde vienen los alimentos, prestar más atención a lo que sentimos, qué nos hace bien y qué nos hace mal, recuperar métodos de cocción ancestrales, respetando siempre las decisiones del otro, y siendo amables con la naturaleza.

No es difícil, no es más caro, no lleva mucho tiempo, solo es necesario incorporar herramientas y tomar conciencia porque nos enseñaron que la Tierra es algo que debemos explotar y que el valor de los productos habita en nuestro bolsillo.

Generemos entre todos el efecto Sin Veneno.

Ariadna Anderson.
Instagram: @sin.veneno.

Continuar leyendo

Opinión

De los negros y las políticas de estado

Nota de opinión por Federico Vasches, miembro del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro e Integrante de Unidad Ciudadana.

El otro día me encontré con un conocido, quien al verme me dio una palmada en el hombro y me dijo: “cómo andas negro”?. Desde ya que le respondí que bien y cruzamos dos o tres palabras más, antes de despedirnos.

Si bien hacía tiempo que no nos veíamos y que no somos tan cercanos, encontró en esa palabra, en esa expresión tan particular, “negro”, la justeza necesaria para saludarme.

Para nada me ofendió, por el contrario, me resultó simpático y comprendí que no sólo había cierto cariño y alegría en su frase, sino que me apreciaba y reconocía en mí valores, que nosotros comprendimos.

Ahora bien esta situación que pareciera estrictamente un reencuentro con un conocido, a las apuradas en horas de la mañana, bien puede ser extendido al universo de lo público y de las políticas de estado en particular.

A continuación, algunas sugerencias para comprender por dónde transcurre el asunto:

  • En la vida cotidiana escuchamos muchas veces el uso de la palabra negro de distintas formas y con distintas intenciones, desde el amigo apodado “el negro” hasta el negro como estado o condición social irreversible de una persona
  • Es decir no es poco común que el negro, sea dicho en un tono de insulto y peyorativo; aunque si hacemos un esfuerzo por ir un poco más allá de la ofensa, ese término denota otra cosa detrás
  • Es que decir que uno es de una forma y el otro de otra (para que uno diga que el otro es negro, debe suponerse que él no lo es), implica entonces reconocer que el otro es algo y hace algo que uno no
  • El asunto es que quien critica al otro de negro con todas las combinaciones que hemos podido escuchar, lo hace porque lo que lo irrita es la condición social y necesita un ataque hacia el otro para sentirse algo
  • Pero bien sucede que ese que es discriminado, es quien hace, es el que es contratado por el discriminador serial para hacer
  • Porque la crítica se referiría al uso del dinero y acaso pretende dar por sentado que la única manera de hacer las cosas bien es la de los blancos, dueños, capitalistas (por más que no sepan demasiado de trabajar, menos todavía de hacer esfuerzo para ganarse las cosas)
  • Lo simpático es que el negro, incluso puede tener título universitario, ser técnico y aún así ser apuntado con este mote

El desafío entonces es comprender que el peronismo fue quien reconoció en la clase trabajadora, y en esos “negros”, la base de un movimiento social; que al reconocerlos como personas, les concedió a los trabajadores los derechos que le habían sido negados por el capitalismo desde siempre.

Algo de eso evoca para algunos un saludo como el que me fuera proferido.

Entonces no debería haber manera de que los decisores públicos puedan disociar de las políticas públicas y las políticas de estado a los negros; porque aunque nos cueste y nos pese todos quienes trabajamos por el salario para vivir, cumplimos horarios y convivimos en los parámetros que el sistema nos implica, somos en el fondo: unos negros trabajadores.

Federico Vasches.
Miembro del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro e Integrante de Unidad Ciudadana.

Continuar leyendo

Opinión

Sobre usurpación ex aserradero por parte de Cooperativa 1 de Mayo, solicito ejercer mi derecho a réplica

Por Mario Lopez, titular de las tierras donde se encuentra instalada la Cooperativa 1 de Mayo.

Sobre usurpación ex aserradero por parte de Cooperativa 1 de Mayo, solicito ejercer mi derecho a réplica.

En tal carácter expreso: Con motivo de las declaraciones y/o versiones que en distintos medios periodísticos zonales expresaran sus integrantes, su asesor Legal o quien pudiere haberlas realizado referentes a tema aserradero ex Embalajes, manifiesto que rechazo las mismas en su totalidad por falaces y tendenciosas, sean Éstas por la ocupación del Inmueble en sí, como así las que expresó refiriéndose a mi persona el Sr. Omar Carrasco u Otros.

Referente al aserradero, no es una fábrica recuperada, menos sujeto de expropiación ya que la ex titular de los inmuebles Embalajes S.A. NUNCA ESTUVO EN CONVOCATORIA DE ACREEDORES Y/O QUIEBRA es por ello, un predio ilegalmente usurpado. Las personas que lo ocupan son delincuentes (no cumplen con la ley) . Haciendo acá una salvedad entre quienes están porque realmente necesitan trabajar y algunos sin escrúpulos como el mencionado Carrasco y otros, que los explotan y sacan rédito de sus necesidades arrogándose derechos inexistentes. Todo en perjuicio de los mismos trabajadores y el DERECHO A LA PROPIEDAD PRIVADA.

El Sr. Omar Carrasco no tiene derecho a invocar carácter de presidente de la Cooperativa, siendo que no es integrante del grupo original de empleados que sí conformaron la Cooperativa. Esta representación no está formalizada ni aceptada por la Dirección de Cooperativas Provincial y/o Nacional careciendo de legalidad. La mayoría de los integrantes ORIGINARIOS de la Cooperativa 1 de Mayo encabezados por el Sr. Guillermo AVILES en su carácter de Presidente, reconociendo la valides de la compra venta y la resolución del Municipio (Clausura del aserradero año 2014) se allanaron y trasladaron a predio alquilado en Stefenelli, hoy instalados sobre ruta 22 entre Jujuy y Vintter. No permitiéndoles los usurpadores retirar las maquinarias que Embalajes S.A. les entregaban en carácter de compensación.

Respecto de la adquisición de las tierras, su correspondiente escrituración en Marzo 2014, como así su inscripción en el Registro de la Propiedad Inmueble Abril 2014, se encuentran practicados en total legalidad y forma, por lo que reservaré el derecho al uso de acciones legales que correspondan por injurias y calumnias contra quienes sea menester.

Respecto a la Ley de Utilidad Pública, la Cooperativa falta a la verdad diciendo que las ventas se hicieron pese a la existencia de ésta última, ya que la Ley 5031 se promulgó en el año 2015 y bajo la presión de un relato inconsistente y engañoso, o sea, más de dos años posteriores a las ventas. La Provincia de Río Negro en fecha 11/07/2017 y ante la ilegalidad de la acción incurrida en su promulgación, comunicó al Juzgado Civil n° 9, ante su requerimiento y mediante nota de la Secretaría de Gobierno n° 1258/2017 el abandono de la expropiación por parte del PODER EJECUTIVO.

Con relación a los dichos vertidos por Carrasco en un medio radial de que les habría ofrecido dinero, es cierto, pero no como lo expresó y de ello existen testigos, El Mismo, su abogado, algunos Funcionarios Municipales y Provinciales intervinientes, como asi mi representante legal y Jueces, ya que siempre manifesté mi predisposición a acompañar con dinero propio hasta cierto límite, para costear gastos de un eventual traslado a terrenos donados por el municipio, de manera tal que un sábado después de su horario normal culminaran tareas en calle Alsina y un Lunes estuvieran trabajando en sus nuevas y propias instalaciones, no perjudicado así a los trabajadores, en tiempos de tarea o continuidad laboral. No aceptan ninguna alternativa legal distinta a la ilegalidad que pretenden, solo Carrasco, su asesor Legal y los Políticos que los apoyan sabrán qué fin persiguen.

A la fecha la Cooperativa 1 de Mayo detenta CLAUSURA MUNICIPAL, resuelta por el Juzgado de Faltas Municipal mediante resolución 536/18 de fecha 11 de Mayo de 2018, con orden de “colocación de fajas” la cual no se ejecuta pese a las graves falencias existentes respecto a seguridad e higiene e ilegalidad existente respecto a la ocupación del inmueble, debido a la prepotencia de los integrantes de la Cooperativa 1 de Mayo que continúan sin respetar ningún tipo de normativas y amenazan con no respetar un eventual fallo adverso de la Justicia.

Hasta aquí mi réplica a los dichos falsos e injuriosos vertidos por actuales seudos integrantes de la Cooperativa 1 de Mayo.

De mi parte solo resta esperar se cumpla con la Ley y por ende se de respeto a la PROPIEDAD PRIVADA.

Mario Lopez.
Titular de las tierras donde se encuentra instalada la Cooperativa 1 de Mayo.

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más visto