fbpx
Seguinos

Opinión

Antes que la memoria se nos pierda y nos traicione ¿Otra escuela es posible?

Nota de opinión por Héctor Luis Roncallo, ex secretario general de UnTER y jubilado docente.

|

En el tiempo de la pandemia, todo se construye en el día a día y eso, entiendo, debiera ser la premisa fundamental, tanto para autoridades como para ejecutorxs directos de las acciones que se ponen en funcionamiento en épocas “normales”, ahora, en este diferente momento de la vida que estamos atravesando, no sólo en nuestro País. En todo el mundo ocurren las cosas que ocurren, que son similares, y por ello estamos en un estado de excepción.

Esto quiere decir que no debemos movernos en los extremos. El movimiento debe ser prudente y con absoluta rediscusión de lo conocido.

Nos parece que sabemos y hasta lxs más expertos diferencian opiniones. En estados de normalidad tenemos diferencias de estrategias y de opiniones, más aún, en estados de excepcionalidad. Cuanta mayor certeza se busca en determinar la posición de lo que nos pasa, menos conocemos por la multiplicidad de factores que rodean el problema. Por mi formación pretendo vincular este estado de incertidumbre, con el Principio de Incertidumbre , que define una de las diferencias fundamentales entre física clásica y física cuántica y me lleva a buscar hilos de interpretación entre la Escuela que conocemos y este momento, para intentar tejer una parte de la malla que se vislumbra en el mundo por venir, a pesar de las incertidumbres. No es tarea fácil ya que según el principio enunciado a medida que intento acercarme al objeto se cruzan muchas teorías que perturban lo que se pretende clarificar.

La Escuela es irremplazable y por ello nos encontramos en un estado de incertidumbre cuando examinamos y pretendemos utilizar los procedimientos experimentales, las herramientas, las estrategias, lo conocido, las “certidumbres” en este momento de incertezas. Generalmente cuando intentamos medir las variables en juego, en el estado de normalidad, siempre quedan dudas, las que hoy se perturban más aún.

Todxs sabemos, más allá de las imperfecciones de la escolarización masiva, que el sistema escolar es la mejor estrategia para garantizar una mínima igualdad de oportunidades y de posibilidades, sabiendo también que el punto de partida no es igual para todxs. En esta situación de escolaridad virtual en la que el sistema se encuentra, cobra mucha más importancia el conocer los puntos de partida de cada uno de los niños, niñas y adolescentes, también adultxs. Cuando expreso esta última opinión lo hago en el sentido más amplio ya que se visualiza más violentamente la desigualdad no sólo en conocimientos compartidos sino en estrategias tecnológicas y el uso de los medios que no existen. En muchos de los casos de estudiantes con discapacidad más aún se sobresalen las desigualdades educativas no sólo por la falta de las relaciones cara a cara, desde lo emocional, sino también de la ausencia de tecnología adecuada. Aquí es dónde cobra importancia en tiempos de enseñanza el cómo la escuela “busca contenidos” dentro del entorno familiar para que su proceso educativo en tiempos de pandemia sea efectivo.

Dentro de toda la buena voluntad de cada educador/a de cada Escuela, de cada autoridad educativa, muchos errores aparecerán dentro del aprendizaje de estrategias virtuales, comparando con las que acostumbramos en el cara a cara. Será a mi modo de ver, acordar un buen mecanismo de evaluación de lo que se hizo y de lo que no debiera hacerse en circunstancias parecidas, sobre todo teniendo en cuenta las desigualdades que la Escuela no debiera obtener.

Nos hemos paralizado y el pánico inicial nos enfrentó en el correr del tiempo, de este poco tiempo de aislamiento social, con innumerables tensiones. Lo individual y lo colectivo; la certeza de la norma y lo difuso de la misma; libertad y autoritarismo; del trabajo cara a cara al teletrabajo; igualdad y desigualdades; el encuentro y el aislamiento; Estado y el Mercado; tiempos ordenados y desorden de los tiempos, etc.

¿Estas y muchas otras tensiones que irán apareciendo desaparecerán cuando “finalice” la pandemia?

¿Ya no serán parte de nuestro debate o nos servirán para pensar en otra realidad que la Escuela debiera seriamente construir?

¿Nos servirá para debatir y pensar curricularmente qué motivó este estado de situación?

¿Otra Escuela Es Posible, será realidad?

¿Qué Curriculum es el que debemos pensar para no volver a encontrarnos aceleradamente en la situación actual?

¿Es posible que el futuro no repita el pasado?

¿Pensaremos en una Escuela diferente, en un mundo que inevitablemente será política, económica, ecológica y socialmente, de funcionamiento diferente? ¿Seremos capaces de pensar en una Escuela Pública para profundizar el Estado Social?

¿Qué estrategias de formación y de capacitación debemos empezar a pensar para no repetirnos?

Estas son alguna de las tantas preguntas que me aparecen y que, sumadas a las que seguramente, en forma cotidiana, deben rondar en la cabeza de cada unx de lxs actorxs que se vinculan en esta etapa que estamos viviendo, se conforma un entramado de maravillosos puntos de partida, los que pueden dar inicio a reales cambios hacia otra Escuela, o, la vuelta a lo que estamos viviendo.

Los y las Estudiantes, docentes, autoridades, familias tendrán en su haber miles de preguntas y algunas respuestas, todo ello surgiendo de las inevitables comparaciones que se harán desde los diferentes ángulos, miradas y hasta impresiones de qué hacemos, cómo lo hacemos y para qué lo hacemos.

Las tensiones no sólo son pedagógicas, también políticas. Asistimos, precisamente el día 23 de abril, Internacional del Libro, a la vista de una carta abierta, “Que la Pandemia no sea un Pretexto para el Autoritarismo”, propiciada por el premio nobel de literatura, Vargas Llosa que, entre otras representaciones internacionales se suma el nefasto expresidente Mauricio Macri.

¿Qué dicen? En la misma línea planteada por el prestigio de las concentraciones de capital, las empresas y que se mueran lxs que se deben morir al estilo de D. Trump y J. Bolsonaro, critican a los gobiernos “populistas” para apuntar al necesario fracaso que acechan, para crecer políticamente afirmando que, “muchos gobiernos toman medidas que restringen indefinidamente libertades y derechos básicos”.

¿Quiénes son? Lxs de siempre, lxs que lucran con las crisis, lxs que concentran en las crisis el mejor capital. La derecha más aberrante y que sólo le interesa la acumulación del capital, al afirmar, entre otras aberraciones, que, “a ambos lados del Atlántico resurgen el estatismo, el intervencionismo y el populismo con un ímpetu que hace pensar en un cambio de modelo alejado de la democracia liberal y la economía de mercado”.

Son guaridas de lxs antidemocráticxs que se disfrazan bajo la “Fundación Internacional para la Libertad (FIL)”.

¿La escuela estará en silencio ante estas tremendas contradicciones que afloran visiblemente? Los Ministerios de Educación, ¿no dirán nada al respecto? Corresponde que se analicen estas contradicciones y que se fije postura para esas posiciones, teniendo en cuenta que la inmensa mayoría tuvo la “desgracia” de caer en la Escuela Pública. La Escuela y el Estado no pueden soslayar estas contradicciones si pretendemos analizar que, después de esto, viene una Escuela nueva. Si no es así todo será palabras huecas, de circunstancias y borrón y cuenta nueva. Estado y Escuela que deben acompañar la recesión que inevitablemente vendrá, estar a la par de los sectores más vulnerables, intervenir y poner límites, distribuir para evitar mayor pobreza y desigualdades fijando entre todxs nuevos horizontes.

Tonucci expresa y nos invita a pensar e imaginar cuando dice: “Si cambió todo, la escuela no puede seguir igual que antes”.

En función de la categorización de Althusser, las Escuelas, como otras Instituciones, funcionan ideológicamente como aparatos del Estado y lo demostrado en esta inédita situación de pandemia que toca a más de un tercio de la población mundial, obliga con mayor detenimiento a debatir sobre la función de la Escuela y cómo ayudar a formar una presencia mayor del Estado, como parece ser una de las primeras consecuencias en esta situación que atravesamos.Es de suponer que en estos nuevos vínculos aparecieron en los y las educadores/as muchos interrogantes y muchas dudas no sólo, como algunos sectores pretenden hacer aparecer que el problema es la faz tecnológica. Pienso que en más de un/a educador/ra deben haber aparecido preguntas de por qué enseñamos lo que enseñamos y no otros conceptos; de cómo lo enseñamos y por qué evaluamos y cómo lo evaluamos, etc. Esto, genera sin dudas, una serie de cuestionamientos de cómo funciona la Escuela que conocemos, qué se necesita para cambiar, qué debe profundizarse pedagógica, legislativa y económicamente para que otra Escuela sea posible. Este debate es el desconocido que debe empezar a conocerse a través de las preguntas y respuestas que todxs nos hacemos para proyectar el futuro. Es lo que debiera surgir en este estado de situación y de este estado de vivencias. Por si quedaran dudas, no debemos pensar en este espacio diferente a lo escolar, en acreditar y mucho menos calificar, sí evaluar y establecer un amplio debate para qué pensemos que significado adquiere el concepto de acreditación.

El otro debate, el que las grandes empresas, lxs negociadores, lxs mercaderes pretenden decirnos, que nos asustamos por que la tecnología no es el fuerte de lxs educadores, es parte de la gran mentira para hacer nuevos y grandes negocios y millonarios ingresos. Este tema sí lo conocemos. Que no nos encuentre en el medio sin tener la posibilidad de discutir qué es lo que se necesita en los espacios escolares. Este artículo de referencia, indica claramente quienes ganan, cuánto y cómo lo hicieron en diferentes etapas, en los negocios de internet.

Un nuevo amanecer será distinto.

Deberá ser distinto como consecuencia de un retorno a las escuelas que no podrá ser como todos los años de las historias escolares, ya que sin duda muchas historias conocidas y no tan conocidas deberán ser parte de ese retorno para enriquecer las respuestas a las dudas planteadas en esta experiencia masiva de “escolarización virtual”. Qué formatos escolares tenemos y cuáles debieran ser. Las desigualdades que aparecieron con mayor notoriedad, que, por conocidas, en tiempos de aislamiento social, preventivo y obligatorio exaltaron y profundizaron las desigualdades existentes. Queda por analizar con mayor profundidad las causas que nos colocan ante estas injusticias sociales que se multiplican en tiempos de pandemia y sus efectos colaterales, además de pensar ¿qué es posible hacer desde la Escuela Pública y sus políticas?, ¿Cómo se analizará la trayectoria escolar de los y las estudiantes en estos tiempos de pandemia?, y qué es lo que debe analizarse y evaluar para compartir aprendizajes entre estudiantes, familias y docentes.

A esta altura de los acontecimientos, estoy invitando a que pensemos en cómo en este momento histórico, de pérdidas de fuente de trabajo, de caídas estrepitosas del crecimiento del PBI en la inmensa mayoría de los países del mundo, de la gran acumulación de capital que acontece, como sucede en todas las crisis, a la vez que se da un gran crecimiento de la pobreza, de fragmentación social y la búsqueda de alternativas para sobrevivir; la Escuela, los educadores, las educadoras, la sociedad , deberemos pensar en un nuevo contrato social, que marque un nuevo mandato educativo. El “mandato educativo civilizador originario de nuestro Trabajo Docente, exaltaba la tarea de los maestros por su contribución a la conformación de un nuevo orden social” . En este estado de situación con las consecuencias resaltadas, deberemos pensar e imaginar ese nuevo orden social y por lo tanto pensar otra Escuela. Sabiendo que las escuelas tienen elementos y características básicas para funcionar, entre los cuales se encuentran los Diseños Curriculares para cada Nivel Educativo será necesario la revisión y una nueva mirada de los mismos. En tanto, la Escuela, aparato ideológico del Estado, necesariamente debe constituirse en espacio de investigación y acumulación de saberes y de producción de nuevos conocimientos. Es este el momento.

Es también el momento de debatir la estructura necesaria de la Escuela para acompañar los Diseños Curriculares. Es necesario debatir para romper el entramado neoliberal de sus esferas políticas, económicas, jurídicas y culturales, que no permite en el proceso de formación avanzar hacia un proyecto Educativo de País, que traba en forma sistemática el crecimiento en todos los órdenes y por ende la justa distribución de la riqueza entre trabajadorxs y patronxs.

Nunca imaginamos lxs que transitamos parte del siglo pasado y del presente que tendríamos que discutir la Escuela en un antes y en un después, en bisagra por una pandemia. Nunca antes nos pasó en términos de globalización. Crisis de todo color y dolor internacionales, nacionales y provinciales atravesaron nuestros decires y saberes, pero nunca nos encontramos con este quiebre en el funcionamiento de la Escuela como la conocemos. Allí es, entonces, donde es de suponer que aparecerán todas las comparaciones posibles y necesarias para pensar otra Escuela.

Paulo Freire, en “Educación Liberadora”, en 1975 manifestaba :

  • Si aceptamos que la política es “la dirección racional y activa de cualquier proceso social”, aceptamos que la educación es también política: debe captar la situación histórica para estar en su dinámica y proyectarse radicalmente, (entendiendo por radicalidad la capacidad de insertarse en la realidad para conocerla y transformarla).
  • La búsqueda inconsciente de la seguridad, conduce regularmente al educador a fanatizar y endurecer procedimientos y concepciones que lo colocan, a él y a su trabajo, fuera de la realidad histórica.
  • Es necesaria mucha atención, mucha concentración, para estar continuamente en la dinámica del proceso del mundo, para captarlo e instrumentarlo radicalmente. Es decir, es necesaria mucha actitud política.
  • Es difícil distinguir entre educación y política. Debe ser porque la verdadera política es pedagógica y la educación es necesariamente política.

Ahora bien, para que eso se produzca debe romperse la falsedad existente y las contradicciones entre el discurso legislativo democrático y la realidad autoritaria existente. No puede pensarse en avanzar en estrategias de cambio cuando las estructuras son verticales y represoras.

Invito a analizar el Título X de la Ley 4819, de Educación, en particular el Capítulo V en sus artículos 180 a 184 de los Consejo escolares. Estos puntos que se encuentran definidos con la representación directa de actores, es la mentira más clara y flagrante de que al poder que gobierna el Estado no le interesa para nada la presencia y participación de las representaciones de los actores Institucionales. Es mentira la existencia deliberativa de las decisiones al no existir representación efectiva ni siquiera el intento real de su ejecución. Pasaron 8 años de efectiva mentira, inclusive, cuando se constituyeron los Consejos Escolares con falsas representaciones de padres y sindicato docente, cuyos detalles no daré por no ser el tema central en este análisis, pero que se encuentra en la memoria colectiva principalmente de educadorxs y en el sindicato docente. Sí, lo es la conformación de espacios de debates y de decisiones que no se cumplieron con el fin previsto en la ley, al contrario, lo hicieron y sólo con interés personal y partidario. Es mentira, pura mentira y si miramos para atrás muchas de estas cuestiones se encuentran en la misma categoría de análisis. Ahora bien, la pregunta que nos tenemos que hacer es ¿Por qué dejamos que se haga lo que no se tiene que hacer? En lo personal lo he denunciado en reiteradas oportunidades con artículos periodísticos.

Todxs debemos preguntarnos ahora en esta situación, ¿Cuántos temas, incluido el coronavirus, hubieran sido definidos, en estrategias y acciones, de manera más amplia, más integral, más democráticas, si las partes estuvieran representadas? Al menos la transparencia, las decisiones, los insumos, la realidad, los problemas, las faltantes y los errores nos hubieran servido en 8 años de aprendizaje y crecimiento colectivo. Todavía sigue siendo una gran farsa y en esto los poderes del Estado mienten.

Si esto no se modifica seriamente no habrá cambio posible.

La Escuela es irremplazable, no sólo porque allí se construye trabajo colectivo. Se construyen afectos, relaciones, miradas, abrazos, llantos y muchas emociones que, cada docente en estos tiempos habrá sentido la cachetada electrónica ante la distancia que construye la cercanía de los aparatos que nos tienen tan cerca y tan lejos.

En las capacitaciones sobre Legislación y Política Educativa, en numerosas oportunidades a lo largo de varios años, he preguntado quien conocía, de lxs docentes, el capítulo correspondiente a Educación que se halla en el texto de la Constitución de nuestra Provincia. La inmensa mayoría desconoce que dice y más aún el texto del artículo 62 que expresa la finalidad de la Educación en Río Negro: “Artículo 62.- La educación es un instrumento eficiente para la liberación, la democracia y el inalienable respeto por los derechos y obligaciones del hombre. Es un derecho de la persona, de la familia y de la sociedad, a la que asiste el Estado como función social prioritaria, primordial e irrenunciable, para lograr una sociedad justa, participativa y solidaria.”

Consecuentemente con esto la Escuela es el espacio político pedagógico donde se construye ciudadanía. Es decir, se forman lxs ciudadanxs. Ese personaje que a más de un políticx en campaña recorriendo escuelas le gusta decir que “los niños son el futuro de nuestra patria”. No nos preguntamos por el Presente, por esxs niñxs que hoy en esta tremenda situación sanitaria nos muestra la cara más amarga de la desigualdad.

En las capacitaciones realizadas para concurso de cargos directivos, llevado adelante con el empuje de la Escuela R. Walsh, de nuestro gremio UnTER, presenté una propuesta de análisis de las Instituciones educativas a conducir para quienes se presentaron en ese concurso y a la pregunta inicial de ¿por qué y para qué quieren ser directores/as? Coloqué en debate las siguientes dimensiones de las Escuelas: Pedagógico Didáctico, Administrativo, Socio comunitario, Política, Estética y Ética. Cruzando las mismas desde los campos de análisis de lo Formativo, Organizativo, Normativo y valorativo. No describiré detalles sólo referencio la posibilidad de pensar en Dimensiones Institucionales, que sumen a las habituales, una mirada más amplia que nos permita pensar en una Escuela Nueva.

Transcribo unas consideraciones, que entiendo excelentes de un artículo, que detallo en referencia, para colaborar en la construcción de propuestas de cambio. A saber:

“Nunca se ha hablado tanto de solidaridad: ¿vamos a promover una verdadera pedagogía de la cooperación?

Nunca se ha hablado tanto del bien común: ¿nos vamos a dar cuenta de que, para tomar conciencia del bien común, no todas las prácticas pedagógicas son iguales?

Nunca se ha hablado tanto de la necesidad de cuidar de lxs demás: ¿vamos a hacer de la ayuda mutua un valor cardinal de nuestra escuela y reemplazar la competencia mortal?

Nunca se ha dicho tanto que nuestro futuro sólo puede pensarse en términos de la dimensión de nuestra «Patria»: ¿haremos por fin de la ecología algo distinto de un «suplemento de alma», conectado lo mejor posible a los programas canónicos?”

¿Cómo construimos la Escuela que nos espera en un tiempo más?…
• ¿Cuáles serán los elementos más importantes en el funcionamiento institucional?
• ¿Qué presupuesto es el que se necesita para garantizar otra escuela?
• ¿Qué distribución de estudiantes organiza las aulas?
• ¿Qué tamaño de escuela es la que debemos tener?
• ¿Qué aprendimos de evaluación en este período de no evaluación?
• ¿Qué aprendimos de los ritmos de aprendizaje en estos tiempos de diferentes tiempos?
• ¿Qué actores consideramos que deben entrar sí o sí en este debate?

………….. Sumemos preguntas y no demoremos el debate, antes que se nos pase el tiempo.

Héctor Roncallo.
Ex secretario general de UnTER. Jubilado docente.

Opinión

Las elecciones estadounidenses de 2020

Nota de opinión por Isidoros Karderinis, novelista, poeta y columnista.

|

La elección presidencial del 3 de noviembre de 2020 fue indudablemente la elección más importante en la historia de la posguerra de EE. UU. En estas elecciones, por tanto, la participación de los votantes estadounidenses fue la mayor desde 1900, lo que demuestra el resurgimiento de su interés político y el clima fuertemente polarizador que imperaba en el país. Al mismo tiempo, Joe Biden puede haber ganado el voto popular (4,5 millones de votos más que Trump) y los electores necesarios, pero Donald Trump ha demostrado una gran durabilidad, teniendo de hecho en su contra casi todos los medios, la gran mayoría de Hollywood y el todo establecido.

Estas elecciones mostraron la profunda división en los Estados Unidos, que en muchos lugares llevó a resultados electorales extremadamente marginales. El intenso enfrentamiento entre las dos partes y la retórica y práctica extremas no es un hecho aislado y puede profundizarse aún más, teniendo un impacto negativo en el país.

Las razones de la resiliencia electoral de Trump se deben a que el presidente Trump había adoptado una retórica antisistémica de denuncia de las élites, a las que sin embargo pertenece, así como una táctica agresiva contra las fuerzas de la globalización, aspectos que tocaron fuertemente grandes sectores de la clase media y, por supuesto, la clase trabajadora.

Entonces, a los desempleados, a las personas que sienten que no tienen voz, a los habitantes de la provincia que son ridiculizados por sus modales y costumbres por los arrogantes residentes metropolitanos, incluso a los ciudadanos pertenecientes a minorías pero también a todas las grandes comunidades, como los afroamericanos y latinos, el discurso de Donald Trump ha encontrado y sigue encontrando una gran resonancia. Y esto a pesar de que todos los movimientos por la protección de los derechos (black lives matter, etc.) estaban claramente en su contra.

Y si no se hubiera producido la pandemia de coronavirus y no hubiera estallado la segunda ola, que está golpeando a Estados Unidos con tanta violencia como la primera, Donald Trump habría ganado fácilmente las elecciones. Así, después de los primeros tres años de resultados económicos positivos de la administración Trump, el cierre de marzo provocó el cierre de muchas pequeñas y medianas empresas, mientras que más de 20 millones de estadounidenses se quedaron repentinamente sin trabajo.

Y Donald Trump sin duda habría ganado las elecciones presidenciales sin la crisis de salud dado el hecho de que Joe Biden, quien expresa el internacionalismo neoliberal, el proceso de globalización relacionado y la «sociedad abierta» de las ONG y las muy poderosas instituciones económicas como las fundaciones George Soros y Bill Gates. etc., claramente parecía haberse quedado sin fuerzas, propuestas y consignas antes incluso de llegar a la línea de meta.

Los oponentes políticos de Trump y la mayoría de los analistas y encuestadores se habían centrado en los rasgos arrogantes y egoístas de su personalidad, un excéntrico y muy impulsivo sin duda multimillonario, y por supuesto se equivocaron al creer que sería derrotado con una gran diferencia. El trumpismo como fenómeno ideológico y social es cierto, por tanto, no se ha ido, está presente y seguirá existiendo. Trump no es solo un paréntesis en la historia política de Estados Unidos, sino que expresa tendencias obvias específicas en la sociedad estadounidense y la burguesía.

Los ciudadanos estadounidenses quieren prosperar económicamente en un país donde prevalecerá la paz social, el orden y la seguridad. Debido a la globalización, muchas unidades industriales se han ido a países pobres donde hay una mano de obra barata. Entonces, la clase trabajadora de Estados Unidos resultó muy herida. Trump fue quien reclamó el regreso de las fábricas a su país, anteponiendo a EE.UU. y al pueblo estadounidense, en el contexto de la tendencia ideológica del conservadurismo etnocéntrico.

Y a otros países, especialmente a los poderosos, puede que no les guste la política de «Estados Unidos primero», pero no ocurre lo mismo con el ciudadano estadounidense promedio, especialmente en América profunda y los estados centrales.

El 20 de enero, Joe Biden se sentará en su silla en la Oficina Oval con Kamala Harris, en el cargo de vicepresidenta, por primera vez en el cargo, una mujer de ascendencia africana, jamaicana e indio. Durante su mandato y en base a lo que dijo, Estados Unidos volverá al Tratado Climático de París, según el cual el objetivo mínimo de los estados es mantener la temperatura en más 2 grados Celsius (+2 C), y eso será un desarrollo positivo, ya que el cambio climático no es un «mito». Y esto se puede ver fácilmente si se observan los fenómenos meteorológicos extremos que ocurren en el planeta. No olvidemos que Estados Unidos es el segundo mayor contaminante del mundo después de China.

Además, los organismos multilaterales, como p.ej. La OTAN, la ONU y sus ramificaciones, que han sido fuertemente desafiadas por el presidente saliente Trump, probablemente serán tratadas de manera diferente por la administración de Joe Biden, pero las relaciones de Estados Unidos con sus aliados europeos pueden moverse en otras direcciones.

Cabe señalar en este punto que Donald Trump había amenazado repetidamente con retirar a Estados Unidos de la OTAN y reducir su contribución si otros miembros no mostraban voluntad de aumentar su gasto en la organización. Las relaciones entre Alemania y Estados Unidos también se han tensado durante los últimos cuatro años, con Trump amenazando a la industria automotriz alemana y a la Unión Europea en su conjunto varias veces con impuestos. Las relaciones de Washington con Bruselas también se congelaron después de su decisión de retirar a Estados Unidos de los acuerdos climáticos internacionales e Irán por su programa nuclear.

Sin embargo, si los republicanos finalmente logran el control del Senado, causarán muchos problemas profundos al nuevo presidente Joe Biden, ya que bloqueará la mayor parte de su agenda legislativa.

Para terminar, me gustaría enfatizar que el predominio de Joe Biden, quien también ha protagonizado todas las características patogénicas que llevaron a Estados Unidos a su declive actual, es decir, las desigualdades sociales generalizadas, el estado de bienestar problemático, el favor a las élites financieramente fuertes, la anarquía internacional, etc., no va a llevar a Estados Unidos por caminos brillantes. Además, no presentó un plan de programa inspirador, integral y convincente para la reorganización social, económica y política de la sociedad y el país.

Isidoros Karderinis
Novelista, poeta y columnista.

Seguir leyendo

Opinión

Con los jubilados no

Nota de opinión por la Asociación Jubilados Río Negro.

|

Los jubilados venimos sufriendo mermas en nuestros haberes jubilatorios en forma sistemática con distintos gobiernos. A ello, debimos sumarle últimamente la falta de previsibilidad, al haberse resuelto las actualizaciones vía DNU, lo que objetivamente, ya lo hemos dicho desde esta Asociación, disminuyó el haber previsional de la mayoría de los jubilados. El Gobierno Nacional ha enviado un proyecto de Ley al Congreso con una nueva fórmula.

La fórmula establecida en la Ley de Movilidad suspendida, estaba integrada en un 70% por el índice de inflación y 30% por índice de aumento de salarios de trabajadores estables..

El reciente proyecto de ley del Gobierno elimina el índice de inflación e impulsa que las jubilaciones vuelvan a ajustarse por un mix entre el RIPTE – Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables – (salarios) y Recaudación.

Esta fórmula implicará un manotazo a los bolsillos de la inmensa mayoría de los jubilados. Ello así porque además de quitar el componente «inflación» en los índices de cálculo, también se modifica la periodicidad de su aplicación estableciéndose en seis meses en lugar de los tres meses establecidos en la Ley suspendida, lo que pauperiza aún más el ingreso al sufrir el efecto inflacionario acumulado durante ese período semestral.

En pocas palabras, el «ajuste» será sobre los jubilados, traicionando las promesas expresadas respecto a la clase pasiva por el actual Presidente durante la campaña electoral.

Desde la Asociación Jubilados Río Negro, rechazamos firmemente el proyecto del Poder Ejecutivo Nacional que pretende establecer la fórmula de cálculo de la actualización de las jubilaciones sin el componente inflacionario, entendiendo que debe utilizarse la variable «inflación», que permite preservar el poder adquisitivo, y manteniendo el período de actualización cada tres meses como lo estableció la Ley 27.426.

Miguel Ciliberto, Mercedes Fluriach y Lina Ruggeri
Presidente, vicepresidenta y secretaria de la Asociación Jubilados Río Negro.

Seguir leyendo

Opinión

Y los legisladores, ¿para qué?

Nota de opinión por Federico Vasches, integrante del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro.

|

Esta pandemia ha sacado a relucir la compleja situación política e institucional de los gobiernos, a partir de dos concretos frentes. Por un lado, los renovados y constantes requerimientos de la sociedad en la que se desarrollan, a la vez que su relación inestable con las tecnologías de la información y la comunicación, que los rodea.

Pero bien, no son ni los únicos, ni los más grandes desafíos a los que se enfrentan y es dentro del sistema político, donde se debe comenzar a comprender desde dónde se parte y hacia dónde se avanza.

Esto es lo mismo que afirmar que hay viejos desafíos que presenta la representación política e institucional que deben ser atendidos y a continuación brevemente listados, para su consideración.

I. Existe una suerte de ruptura entre buena parte de la sociedad y los partidos políticos, ya que en buena medida, éstos no dan seguridad y/o garantía futura de acción y/o decisión futura de política pública. Es decir no hay mayor compromiso, ni detalle en plataformas.

II. Por ello, se votan candidatos y no espacios o partidos políticos.

III. Estos candidatos en la mayoría de las veces no representan a sectores, ni a organizaciones libres del pueblo, sino que son apellidos distinguidos de la política o de algunos sectores representantes de las economías concentradas, que pretenden fungir de referencias.

IV. Si bien hay un reclamo que por debajo, cuestiona la falta de requisitos (académicos y/o técnicos – institucionales) para ingresar al cargo público, lo que podría ponerse en valor es la necesidad de brindar y dotar a quienes los ocupan de conocimientos indispensables para la gestión de y en la cosa pública.

V. Quizá lo más alarmante sea la falta de deliberación. Es que en los ámbitos legislativos la idea de deliberar hace alusión a un debate sostenido para llegar a un acuerdo, cuando en los últimos tiempos los debates tienden a no darse y tienden a ser esquivados. Somos entonces, espectadores de ataques cruzados y expresiones irracionales más allá de los parámetros esperados en las instituciones. Aquí vemos que el intento por encontrar un acuerdo queda trunco, y lo que acaba prevaleciendo es la imposición de la mayoría.

Esta pandemia, nos ha traído también nuevos interrogantes, esos que nos interpelan y nos invitan a reflexionar sobre qué uso le dan las administraciones públicas y/o cómo las toman, suponiendo que siempre es tarde y/o sin acabar de comprender el potencial que ellas revisten. Mientras que este uso interno (tan diferente al que la ciudadanía le otorga), no hace más que erigir barreras de desentendimiento entre unos y otros, representantes y representados.

Joan Subirats, da cuenta de una experiencia (que ya parece antigua), al ilustrarnos cómo en el año 2014 en el ayuntamiento de Barcelona se debía votar un tema importante y de forma excepcional le permiten a una Diputada (que se veía imposibilitada a concurrir), participar de esta sesión de manera virtual, desde su casa.

Esta situación se vuelve a repetir seis años más tarde en la gran mayoría de los países del mundo, vemos legisladores (de diversos órdenes y niveles de gobierno) trabajando desde sus casas, a la vez que encontramos a sus asesores legislativos asistiendo a comisiones de forma remota.

Entonces aparece una rápida y concreta pregunta, esa que cala hondo y desordena esa normalidad que nos garantiza la máxima de la representación “no gobernarás, sino a través de tus representantes”; es que si los ciudadanos descubrimos que las administraciones públicas son más permeables a las tecnologías y se abren, ¿para que necesitamos representantes?

En medio de ello una crisis socio económica profunda y mundial que va a requerir (inclusive bajo receta y recomendación del Fondo Monetario Internacional), de más Estado, más presente, con más y mejores servicios públicos, mejores representantes, mejores legisladores, mejores o más actualizados partidos políticos y relaciones con la sociedad civil.

Algunas de las notas que deberían guiar las acciones de los gobiernos deberían estar vinculadas a comprender que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han venido para quedarse y que con ellas o a pesar de ellas, deben mediarse las relaciones con las comunidades.

Que si bien la pandemia nos ha tomado por sorpresa, desprevenidos, también es cierto que nos debe servir para reflexionar a todos por igual (ciudadanos, representantes, estado) debiendo entonces velar por la apertura de nuevos y mejores canales de comunicación y participación activa.

Que sin dudas se renueva el interrogante de para qué tenemos representantes, de para qué sirven los legisladores, y que quizá haya que propender a la construcción de esquemas de Participación Comunitaria Directa. Y que gracias al esfuerzo que esto conlleva, pero también a la oportunidad que las tecnologías nos ofrecen, lo ideal sería avanzar en profundizar las relaciones y con ello comenzar a tejer en la capilaridad social.

Habrá propuestas más técnicas, que pregonen por cuerpos administrativos muy formados, utilización de aplicaciones, aplicativos y/o plataformas digitales para realizar votaciones y/o consultas populares vinculantes (pero no obligatorias) masivas y abiertas a una gran cantidad de temáticas.

Habrá otras de índole política, más vinculadas a la necesidad de acordar, de repensar los mecanismos y funcionamientos de minorías y mayorías, del rol de los partidos políticos y de las representaciones en los territorios, casi minimizando el asunto de la formación técnico – académica, reduciéndola al mundillo de los asesores.

Por mi parte estaría profundamente satisfecho si todo esto nos permite mapear los tejidos asociativos locales, tratando de determinar quién marca y organiza las agendas locales. Es que si descubrimos que no son los gobiernos ni sus representantes quienes comandan los asuntos públicos, sino que por el contrario son las demandas y los grupos “de afuera” quienes marcan el rumbo: ¿de qué tipo de representación estaríamos hablando?

Federico Vasches.
Integrante del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro.

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Advertisement