Seguinos

Opinión

Participación ciudadana, ¿La clave para el 2021?

Nota de opinión por Federico Vasches, integrante del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro.

el

Esta pandemia por el Covid-19 reveló la importancia y la necesidad de la presencia del Estado en sus distintos niveles, las Administraciones Públicas gestionando y trabajando en los territorio para sus habitantes y entonces, debemos consultamos: ¿es la clave para el 2021 (en y para el fortalecimiento institucional), la Participación Ciudadana directa?

Pareciera una buena manera de comenzar a dilucidar el asunto, el tratar de suponer en qué ciudadano pensamos y/o nos inclinamos a pensar cuando nos referimos a participación ciudadana.

Porque al parecer en lo que se refiere a “participación” habría cierto acuerdo; una participación más o menos vinculante, relacionada a la decisión sobre mayor o menor cantidad de dinero público disponible, pero en línea general, la idea sería ser oído y que eso produjera alguna modificación a la situación o ante la convocatoria pública que motivó la intervención.

Aquí es que debemos realizar un breve apartado sobre el asunto, ya que en el ideal sería de suponer que nos referimos a alguna persona, más o menos formada, que entienda, conozca y sepa discernir más allá (de la instrucción recibida en educación cívica / instrucción ciudadana, en el nivel secundario). Que sepa qué esperar de la Administración Pública y de sus funcionarios, y que conozca y maneje los mecanismos para ello. Aún sin formación específica y con bastante desconocimiento sobre el funcionamiento interno, pero con la suficiente motivación, podría haber también participación.

Es necesario detallar que no se consideran a los fines de participación ciudadana, a los niños, los adultos mayores, las personas violentadas y/o a las personas en situación de vulnerabilidad y/o privados de la libertad.

Observemos lo que pasó en esta pandemia, (entendiendo que la participación ciudadana debe ser abordada en su concepto amplio, ese que propone revisar cómo interactúa y/o respeta/acata el ciudadano las normas), para comenzar a pensar con qué escenario y requisitos nos podemos encontrar el año próximo. Es decir qué se puede esperar que pase luego, de esta pandemia, en la post pandemia que estamos comenzando a transitar.

Hubo un grupo de personas de Menores Recursos: el cual está caracterizado por disponer de menor nivel soco-económico, menor formación específica relacionada a las instituciones y a la administración pública (quizá por falta de instrucción), por ende con menor participación social, menor apego y cumplimiento estricto de las normas y reglas vigentes en esta pandemia

Un segundo grupo de personas con Mayores Recursos: el cual está caracterizado por disponer de mayor nivel socio-económico, menor formación específica relacionada a las instituciones (quizá por suponer la poca importancia de ella), por ende con menor participación social, menor apego y cumplimiento estricto de las normas y reglas vigentes en esta pandemia

Un tercer grupo de personas con Recursos Medios: el cual está caracterizado por disponer de un nivel socio-económico medio (que les permite la suficiente soltura de pensar más allá de sus necesidades más concretas y básicas); siendo una clase media, con media o alguna formación específica relacionada a las instituciones (quizá por conciencia de clase), por ende con mayor participación social, y mayor apego y cumplimiento de las reglas vigentes en esta pandemia

Frente a esta panorama tan brevemente presentado, algunas conclusiones saltan a la vista; esas que relacionan querer cumplir con las reglas, con participar activamente de las decisiones y políticas públicas; a la vez que el apego y cumplimiento de las normas parecieran no estar relacionadas con el nivel socio-económico.

Entonces como gran desafío para el 2021, al Estado todo y a las administraciones en particular, les queda un arduo trabajo de pensarse situadas y repensarse con sus ciudadanías; lo que implicaría un diseño y desarrollo de herramientas, espacios e instancia de participación y construcción ciudadana, a la vez que, los procesos y garantías para ello.

Quizá de los temas menos en los discursos, pero que son de suma importancia, es el de la agenda de capacitaciones (externas e internas), que van de la mano de los mecanismos de participación.

Es decir el esfuerzo de embarcar a la administración pública en la dialéctica de la enseñanza – aprendizaje, en torno a la ciudadanía y sus propios empleados, las herramientas para acceder a los pareceres de los/as vecinos/as y los instrumentos necesarios para procesar esos resultados.

Un buen punto de partida pareciera ser, trabajar sobre los pares: enseñar a participar – aprender a participar; enseñar a enseñar – aprender a enseñar; querer aprender – querer enseñar; querer participar – poder participar.

Quizá, entonces, estemos en condiciones de garantizar canales de participación (con empleados comprometidos en y con ello), a la vez que una ciudadanía capacitada y segura de que sus reclamos, quejas y sugerencias, serán consideradas.

Quizá entonces, dejemos de discutir sobre participación ciudadana, para comenzar a abonar la construcción ciudadana.

Federico Vasches.
Integrante del Observatorio de Políticas Públicas y Sociales de Río Negro.

Opinión

Deportes, política y los niños

Nota de opinión por Osmar Coronel.

el

Históricamente el deporte, deportistas y niños fueron y son usado políticamente por los gobiernos de turno, y eso no es ajeno el Municipio de Roca.

El domingo 22 de agosto en el suplemento Quédate en Casa, con el título “Aprender a través del juego” el Municipio afirma que con la pelota como herramienta enseña no solo en lo físico y técnico sino también en el comportamiento cotidiano en las escuelas de futbol barriales. La verdad no veo que sea tan así, la contención sin herramientas y con poca preparación desde hace años lo hacen los referentes barriales (sin ningún interés) que con la pelota logran contener a los chicos, ¿creen que es posible mandando un profesor una o dos horas, por semana lograr ese objetivo? Cuando la mayoría de esos profesores ni conocen los nombres de los chicos, y no saben si comieron o sin vienen con algún problema familiar o en la casa.

Este sábado, anuncian con bombos y platillos el comienzo del campeonato Municipal de futbol infantil en diferentes categoría a realizarse en la APYCAR, a varios kilómetros del centro de la ciudad, entonces los padres y referentes tienen que hacer milagros para que los chicos puedan concurrir. El Municipio solo organiza, no subsidia los viajes La mayoría de los pibes participantes son de condiciones muy humildes y se le pone muy difícil concurrir, por el gasto que eso representa y por las horas que tienen que estar fuera de su hogar sin probar un bocado.

La política es para tratar de que todos tengas las mismas posibilidades, que no se sientan las desigualdades, se debe gobernar para a todos, no para algunos.

Es necesario políticas deportivas a todos los niveles, no usen a los niños y deportistas para beneficios políticos.

Osmar Coronel
DNI: 11086068

Continuar leyendo

Opinión

Los beneficios, bonos e incentivos no han llegado a los trabajadores de ADANIL

Nota de opinión por Trabajadores del Área Programa ADANIL.

el

A la comunidad en general, los trabajadores del Área Programa ADANIL, que dependemos del Ministerio de Salud de la Provincia de Río Negro, queremos poner en conocimiento la situación que estamos viviendo.

Nuestro salario se ha devaluado como el de tantos trabajadores durante la pandemia, mas allá de que hace años nuestros sueldos han quedado relegados a un aumento menor a la inflación. Nuestro reclamo de mejora salarias queda ligada a los arreglos que hagan los gremios con el gobierno, pero dado que se han presentado situaciones durante la pandemia donde se han otorgado bonos, beneficios, y o plus a los trabajadores de salud, tanto de Nación, como de provincia, creímos que los mismos nos correspondían. Y así de alguna mínima manera paliar esta difícil situación económica que vivimos desde el sector salud.

Pero dichos beneficios, bonos, incentivos no han llegado a los trabajadores de ADANIL. Cabe aclarar que en el 2020 dada la situación inicial de restricciones máximas, acatamos directivas, Y nos readecuamos a la atención de pacientes con los protocolos pertinentes, siendo esenciales como sector salud., y estando a disposición del Ministerio de Salud para la tarea que se nos disponga.

En el 2020 no fuimos “cargados” en la base de datos de Nación para el bono incentivo de Salud, razón por la cual no lo percibimos. En el 2021 solicitamos a RRHH que se eleve a Nación una solicitud de que en el año en curso se nos considere para el bono, la respuesta fue telefónica, que no nos correspondía por no tener internación. (Punto que no figura en ningún lado del decreto nación del bono. Decreto: 332/2021).

Durante el 2021 también tomamos conocimiento de que la provincia de Rio Negro. Decreto: 1442/2020 pagaba desde el mes de noviembre (sueldo cobrado en diciembre) un Plus Pandemia, a todos los trabajadores del ministerio de salud. Y de otras reparticiones como CAINA, SENAF, etc., estipulados en el decreto provincial.

En Julio 2021 comenzamos a solicitar se nos reconozca el pago del Plus Pandemia ya que consideramos nos corresponde tanto como el de Nación, por lo tanto hicimos notas y reclamos por escrito, y nos respondieron vía telefónica directa en altavoz con el Sr. Ministro de Salud Fabian Zgaib, que era un “error involuntario”, que el Plus Pandemia y el Bono Nación nos correspondía. Que se comprometía a resolver la situación del Plus Pandemia… quizás lograr un retroactivo, pero que el Bono Nación él no tenía injerencia.

Compromiso verbal, que aún no se ha llevado a cabo, ya que no hemos recibido al día de hoy respuesta por escrito de la modalidad de cómo se va a implementar, si por planilla complementaria, si en el próximo recibo de sueldo, etc. Hemos realizado reclamos individuales por telegrama, a lo cual nos respondieron con un mail, a RRHH diciendo que nuestro reclamo estaba derivado a Función Pública, lo cual para todo el que trabaja en salud sabe que esto significa burocracia… dilatación de los tiempos y quizás una negativa.

Nosotros necesitamos respuestas concretas y urgentes a nuestro reclamo que consideramos justo, nuestros sueldos están muy atrasados y no podemos esperar otro mes más, nuestro compromiso laboral esta desde el día 1, acatando directivas y estando a disposición ya que somos esenciales.

Nos han asesorado desde el gremio ATE, UPCN, y ASSPUR. Todos coinciden que nuestro reclamo es justo.

Estos bonos solamente disfrazan y maquillan un poco la situación, ya que tienen una fecha de caducidad, pero para nuestra situación económica son indispensables.

Trabajadores del Área Programa ADANIL.

Continuar leyendo

Opinión

Reflexiones de los Juegos Olímpicos: Financiamiento público, coordinación federal y participación ciudadana

Nota de opinión por Federico Vasches, Lic. en Administración Pública, Doctorando en Ciencias Sociales y Humanidades UNRN.

el

Por estos días están finalizando los Juegos Olímpicos 2020, retrasados por la pandemia y desarrollados en Tokio durante este Julio – Agosto 2021.

Ciertamente extraña la situación de inmensos estadios vacíos, o con el público que día tras día de competencia finalizada, han ido cubriendo los mismos deportistas de las delegaciones nacionales. Eso sí, por más restricciones y acostumbramiento que hayamos podido ir generando frente a esta situación de aislamiento y tensión social, nada nos quita a los argentinos las ganas de que nuestros representados ganen.

Esta última semana se vivió un debate que rápidamente pareciera necesario, pero sobre el cual quisiera realizar algunos aportes para su comprensión o su abordaje de manera más general. El problema: la falta de resultados y de medallas que obtiene Argentina.

En primera medida encontraríamos como acuerdo, la falta y la necesidad de Financiamiento Público para las actividades deportivas federadas y las formativas. Este tema se deslizó en las últimas horas en redes sociales, recordando la extinción, modificación y/o absorción del impuesto del 1% a la telefonía celular acaecido en la gestión pasada y desde dónde se financiaba directamente el deporte argentino.

Ahora bien, sería cómodo y pecaría de simplista al afirmar que únicamente se trata de una cuestión de recursos, y ya que el dinero no es todo aparece otro desafío: Coordinación Federal.

Hace unos días, me permito la breve licencia, tuve la posibilidad de consultarle al inmenso Horacio Cao en el marco del Ciclo «Perspectivas sobre el Estado y las Políticas Públicas», organizado por la Asociación Argentina de Estudios de Administración Pública, sobre qué tipo de reflexión entendía que se podía realizar sobre el federalismo argentino en relación a la gestión de la vacunación en el territorio nacional.

Su respuesta fue categórica, afirmando con alegría el funcionamiento del federalismo, dando cuenta del acierto de las acciones y la preeminencia de la política (la cual había sabido dejar de lado las mezquindades y surfear los escollos de la oposición), para avivar los mejores ejemplos de coordinación y garantizar la provisión de la vacuna en cada lugar de este extenso y hermoso país.

Permitámonos imaginar si este tipo de acuerdos (logrados de forma extraordinaria por los tiempos y presiones particulares de la pandemia), se pudieran construir en otros planos, como el deporte por ejemplo. Imaginemos el Gobierno Nacional desarrollando programas deportivos que impacten en los territorios, pero que no compitan con las incumbencias provinciales, sino que por el contrario las potencien y que tengan como eje a los Gobiernos Locales, sus ligas, sus clubes barriales y sus juntas vecinales abarrotadas de niñas y niños. Pareciera lejano pero posible, si hemos conseguido poder hacer grandes cosas frente a una enfermedad desconocida, ¿por qué no aventurarnos en garantizar las estructuras y las carreras deportivas que nuestros atletas nos demandan?.

Otro asunto de igual trascendencia es el de la reconversión necesaria de las administraciones, los servicios públicos y la sociedad luego del tamaño sacudón que nos está significando este Covid-19.

Esa tan necesaria coordinación que expresé tuvo una materialización institucional, en muchos lugares conocidos como Comités Locales de Crisis Sanitarias, los cuales nos han permitido (no únicamente), ver qué hacer, sino ir haciendo sobre la urgencia.

Quizá un buen aprendizaje de este corto tiempo sean este tipo de construcciones, las cuales congregaron a diferentes actores en los territorios, dotándolos de las potestades y generando posibilidades de acción más allá de la mera sumatoria de sus esfuerzos, por separado.

Entonces hay quienes sentimos que si en plena pandemia pudimos juntarnos para determinar qué convenía hacer, cómo no vamos a hacerlo luego y repensar y potenciar las política públicas, las agendas y los gobiernos a través de la participación ciudadana plena.

Al respecto Rocío Annunziata propone una muy interesante categorización de los instrumentos participativos, unos ejecutivos (quizá el más conocido sea la audiencia pública) los cuales pueden ser vinculantes o no y los legislativos (ejemplo de ello es la banca abierta, o banca del vecino) los cuales propone que deberían ser consultivos y sobre los cuales quisiera en particular realizar una mención.

Esto importa porque lo que se busca es sumar una nueva voz a la discusión, es decir no ejecutar políticas públicas desde la rutina del financiamiento y acción, sino tener la posibilidad de nutrir los diagnósticos, las acciones y las evaluaciones de la población objetiva, de los ciudadanos, de los vecinos, de quienes sobre los que recae la política.

Es que si es importante de forma general y permite repensar las agendas públicas, tender puentes con la sociedad, transparentar las administraciones y generar confianza en la clase política, ¿qué estamos esperando para trabajar de esta manera en el deporte argentino?

Permitámonos un último ejercicio de imaginación: Recursos públicos suficientes y garantizados en el tiempo aplicados al deporte argentino, espacios de coordinación maduros con actores comprometidos que asumen sus responsabilidades y dan cuenta de ellas, mecanismos de participación ciudadana vigentes en los cuales encontremos madres, padres, niñas, niños, jóvenes y adolescentes, deportistas profesionales y amateurs, comerciantes y profesionales, todos realizando sus mejores aportes.

Entiendo que parece lejano, quizá más de cuatro años a la distancia, pero quién sabe, estas cosas están supuestas a ser y quizá la realidad y las voluntades puedan encontrarse, a la vuelta de una medalla.

Federico Vasches
Lic. en Administración Pública, Doctorando en Ciencias Sociales y Humanidades UNRN.

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement Enter ad code here