Seguinos

Río Negro

Se conocieron las ofertas para repavimentar las Rutas 6 y 8

En una primera etapa, la obra inicia en la zona de Roca, con el repavimento en 57 km.

el

En la sede de Vialidad Rionegrina en Viedma, se abrieron las ofertas para la repavimentación de las Rutas Provinciales 6 y 8, una obra clave para mejorar la vinculación entre el Alto Valle y Región Sur, potenciando el carácter social y económico de la provincia.

La Unión Transitoria de Empresas (UTE) conformada por Luciano SA, CN Sapag SA y Vial Agro SA fue la única oferente para ambos tramos. Por el primero ofertó $3.072.069.248,20 y por el segundo $2.814.175.926,39.

En la apertura, estuvieron presentes el ministro de Obras y Servicios Públicos, Carlos Valeri; el presidente de Vialidad Rionegrina, Raúl Grün, junto a representantes legales de las áreas correspondientes. Al respecto, Valeri comentó que se trata de “una de las obras clave” que tiene la provincia y agradeció al Gobierno Nacional por el acompañamiento.

Por su parte, Grun remarcó que los trabajos mejorarán “una de las rutas más importantes, una columna vertebral Norte-Sur, comunicando el Alto Valle con la Región Sur”.

“Estamos hablando de una ruta de más de 40 años, que ya agotó su vida útil. Es una obra más que importante para la provincia”, añadió y destacó el trabajo mancomunado entre el Estado Provincial y Nacional “con la participación de Vialidad Rionegrina en el proyecto, la gestión del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, de Economía y la gobernadora Arabela Carreras ante el Gobierno Nacional”.

El pasado 10 de mayo, la gobernadora Carreras firmó el convenio para avanzar con estas obras, en el marco del Encuentro Federal de los Programas de Fortalecimiento de la Gestión Provincial I y II.

Dos rutas estratégicas que atraviesan la provincia

La Ruta Provincial N° 6, nace en el límite con La Pampa, sobre el Dique Casa de Piedra y culmina en la intersección con la Ruta Nacional N° 40 en cercanías a El Bolsón. En su recorrido, de 672 kilómetros, vincula General Roca, El Cuy, Ingeniero Jacobacci, Ojos de Agua, Mamuel Choique, Río Chico y Ñorquinco.

La Ruta Provincial N° 8 se desarrolla en el mismo sentido. Nace en la intersección con la 6 y finaliza, después de recorrer 246 kilómetros, en el límite con Chubut, pasando por Los Menucos.

En una primera etapa, la obra inicia en la Ruta Provincial N° 6 y su intersección con la Nacional N° 22, en la zona de General Roca. Incluye el repavimento en 57 kms y en su desarrollo atraviesa la zona de Paso Córdoba, la barda Sur del Río Negro y Cerrito La Cruz.

El segundo tramo incluye obras en 128 kms. De ese total, 97 kms corresponden a la Ruta Provincial N° 6, desde la intersección con Ruta Provincial N° 68, pasando por Tricaco y El Cuy; y los otros 31 kms se extenderán ya por la Ruta Provincial N° 8, hasta la zona de La Esperanza en su intersección con la Ruta Provincial N° 67 y cerrando la traza completa.

Con el objetivo de cuidar la integridad de los trabajos, se incluye la construcción de un puesto de pesaje para control de cargas y conteo vehicular. Además, se corregirán curvas peligrosas, se asegurará el normal funcionamiento de los desagües y alcantarillas y se construirán los alambrados correspondientes en toda la extensión.

Río Negro

Un tanquecito de dos patas: descubren en Río Negro el primer fósil de un acorazado bípedo de Sudamérica

Se trata de un pequeño dinosaurio, de unos 1,5 metros de longitud y entre 4 y 7 kg de peso.

el

La Secretaría de Estado de Cultura, a través de la Subsecretaría de Patrimonio de la Provincia, se encarga de la protección, conservación y rescate de materiales paleontológicos como los hallados en esa región que antiguamente fue territorio Mapuche-Puelche.

Se trata de la especie “Jakapil kaniukura” encontrada en el Área Paleontológica de La Buitrera por un grupo de investigadores del CONICET en conjunto con la Fundación Azara.

De esta manera, el dinosaurio Jakapil kaniukura combina palabras de ambas lenguas en tributo al habla de esas culturas ancestrales y presentes del norte de la Patagonia. Ja-Kapïl significa “portador de escudos” en lengua Guenenna iajesh, Puelche o Tehuelche del norte, mientras que kaniukura hace referencia a la “cresta de piedra” que caracteriza a la especie, en la lengua Mapudungun.

Jakapil fue un pequeño dinosaurio, de unos 1,5 metros de longitud y entre 4 y 7 kg de peso. Perteneció al grupo de los tireóforos o dinosaurios acorazados, cuyo rasgo más distintivo es la presencia de varias hileras de huesos dérmicos (asociados a la dermis de la piel) en forma de escudos que protegen el cuello, lomo y cola del animal, similar a lo que ocurre en los cocodrilos actuales.

Al igual que el resto de los tireóforos, tenía dientes en forma de hoja (romboides y con dentículos en el borde más externo, similares a los de las iguanas actuales) y con grandes caras de desgaste, lo que se condice con un eficiente procesado de una dieta herbívora. El rasgo más distintivo de Jakapil es la presencia de una mandíbula única para un tireóforo, relativamente corta y con una gran cresta en el borde inferior. La mayoría de los escudos son también particulares, muy aplanados, en forma de discos.

Este nuevo hallazgo es de gran importancia dado que “Jakapil kaniukura” es la primera especie de tireóforo basal descripta para Sudamérica, y tras más de 200 años de historia de la paleontología de vertebrados es el primer dinosaurio acorazado argentino en recibir un nombre.

Sobre la investigación

Los trabajos de campo para este hallazgo fueron realizados por integrantes del Área de Paleontología de la Fundación Azara-Universidad Maimónides y CONICET, con la colaboración del equipo de la Universidad de Lousiville, el Field Museum y la Universidad de Alberta en varias oportunidades.

El trabajo científico fue publicado en Julio de 2022 en la prestigiosa revista científica Scientific Reports del grupo Springer-Nature, con el título “A new Cretaceous thyreophoran from Patagonia supports a South American lineage of armoured dinosaurs”, con la autoría de Facundo Riguetti, Sebastián Apesteguía (ambos de la Fundación Azara-Universidad Maimónides-CONICET) y Xabier Pereda- Suberbiola (Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea).

Tanto en los trabajos de campo como en las tareas posteriores fue muy importante la participación y colaboración del equipo del Área de Paleontología de la Fundación Azara (compuesto por Sebastián Apesteguía, Pablo Gallina, Paula Muzzopappa, Leonardo Pazo, Jonatan Kaluza, Fernando Garberoglio, Lucila Fernández Dumont, Facundo Riguetti, Juan Pablo Garderes, Lucas Lerzo y Tomás Fornari) y colaboradoras/es externas/os, como Eliana Cimorelli, Rocío Vera, Dennis Mongue, Ariel Fernández, Guillermo Rougier (y equipo; Universidad de Louisville), Mike Caldwell (y equipo; Universidad de Alberta), Peter J. Makovicky (y equipo; Museo Field de Historia Natural de Chicago), Raúl Gómez (Universidad de Buenos Aires) y Gonzalo Veiga (y equipo; CIG-CONICET); las familias Mariluan y Avelás, dueños del lugar, y la familia Pincheira del puesto El Manzano, quienes brindaron su infinita amabilidad y un sitio para acampar y descansar después de arduos días de trabajo. Finalmente, la Secretaría de Cultura de la Provincia de Río Negro, provee los permisos para trabajar en la Provincia.

El apoyo financiero fue otorgado a los autores por distintas instituciones nacionales e internacionales, particularmente la Fundación Azara -Universidad Maimónides, la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, el Ministerio de Ciencia, Innovación e Universidades, la National Geographic Society y el European Regional Development Fund, y el Gobierno Vasco/EJ.

Las ilustraciones provistas fueron realizadas por Mauricio Álvarez, las animaciones por Gabriel Díaz Yanten, y la escultura fue realizada por Lautaro Rodríguez Blanco.

Continuar leyendo

Judiciales

Un policía escuchó ruidos sospechosos, corrió, se lesionó y la ART deberá resarcirlo con más de 1 millón y medio de pesos

El uniformado cumplía tareas de vigilancia, saltó, cayó mal y sufrió el desgarro del menisco interno de la rodilla.

el

Un policía cumplía tareas de vigilancia en el ingreso al barrio Lavalle de Viedma cuando escuchó ruidos extraños. Inmediatamente saltó, cayó mal y apoyó de manera defectuosa el pie, lo que provocó que sufriera una lesión en la rodilla derecha.

Se hizo la denuncia a la ART, que lo derivó para su atención a la Clínica Viedma. Allí se le realizó una resonancia magnética nuclear con diagnóstico de desgarro de menisco interno de rodilla derecha. Posteriormente se le realizó una videoartroscopía y luego recibió sesiones de kinesiología hasta que se le otorgó el alta médica. Sin embargo, el policía inició la demanda por estar disconforme con la incapacidad otorgada por la Comisión Médica. Esta cifra guarda relación con la indemnización.

Por su parte, el apoderado de Horizonte Compañía Argentina de Seguros Generales S.A. se presentó y negó parcialmente los hechos relatados en la demanda.

En el expediente el perito médico explicó las lesiones: “La rodilla derecha se constata fría, tumefacta y anatómicamente engrosada con respecto a la contra lateral, dolor a la movilidad de la misma, marcha sobre talones y en punta de pie con dificultad, y puede realizar cuclillas en forma parcial. Presenta hipotrofia muscular con hipotonía, y secuela de desgarro con área de hundimiento muscular en zona del desgarro”.

Tras analizar la prueba, la Cámara Laboral de Viedma condenó a la ART a abonarle al policía en concepto de indemnización por la incapacidad laboral reconocida e intereses la suma de $1.701.319,33.

Continuar leyendo

Judiciales

Derecho a la identidad: llevará el apellido de su padre, desaparecido en la dictadura

La madre estaba embarazada de cuatro meses cuando, en 1976, agentes del Ejército secuestraron a su pareja en el Alto Valle.

el

Un hombre consiguió ser inscripto como hijo biológico de su padre, desaparecido durante la última dictadura. La madre estaba embarazada de cuatro meses cuando, en 1976, agentes del Ejército secuestraron a su pareja en el Alto Valle. Ella se exilió en Paraguay y formó familia con otra persona. El caso tuvo muchísimas dificultades por la falta de un ADN certero.

El fallo judicial ponderó el derecho a la identidad y buscó poner fin a la incertidumbre respecto a la filiación paterna del hombre que impulsó la demanda. La sentencia es del juzgado Civil 3 de Cipolletti.

En el expediente quedó reconstruida parte de la historia que se inició el 12 de junio de 1976. Ese día las fuerzas militares rodearon el domicilio de la familia y secuestraron al hombre, quien hasta la fecha sigue desaparecido. Su caso se presentó ante el Tribunal Oral Federal de Neuquén en uno de los juicios de lesa humanidad.

Tiempo después, la mujer consiguió llegar a Buenos Aires y luego cruzó a Paraguay. Su bebé nació y fue inscripto únicamente con su apellido.

Cuando el hombre que interpuso la demanda tenía ocho años le planteó a la madre el hecho de que solo llevaba el apellido materno y no el de sus hermanos, que tenían otro padre. En ese momento, por cuestiones de seguridad y para evitar represalias, la mujer optó por inscribir al niño con el apellido del padre del resto de sus hijos.

El joven tenía 25 años el día que conoció su verdadera historia y decidió empezar a reconstruir sus vínculos. Por entonces encontró a un hermano de su padre desaparecido. Pero el ADN no fue concluyente para determinar su filiación.

El Cuerpo de Investigación Forense del Poder Judicial recomendó un cotejo con los progenitores de su padre, previa exhumación de los cuerpos. Luego de efectuar averiguaciones supo que 2010 los cadáveres habían sido trasladados a un osario común. En esa instancia no contaba ni con el cuerpo de su padre, ni con el de su abuelo y abuela. La prueba de ADN practicada con el tío solo configuraba un indicio. No era concluyente.

La jueza, para resolver, consideró que “el accionante se encuentra en una situación ciertamente delicada, pues en lo que atañe a su identidad; se le ha suprimido el dato de su ascendiente en el documento respectivo”. Por ello tomó como pruebas el informe de la Conadi respecto al caso, el testimonio de la madre y del hombre que le dió el apellido (en ese aspecto hubo un juicio de impugnación de paternidad en Buenos Aires). También la corroboración de la historia que provino por parte de otra mujer que estaba casada legalmente con el desaparecido, el expediente del juicio de lesa humanidad que se hizo en Neuquén y las fotografías obrantes en el informe del Banco Nacional de Datos Genéticos, que demuestran similitud de algunos rasgos faciales entre el hombre y su presunto tío.

La jueza reconoció que la Ley N° 23.511 le otorgó a la prueba biológica (ADN) el carácter de ineludible, a la par de crearse el Banco Nacional de Datos Genéticos aunque admitió que insistir en la prueba del ADN en relación a los abuelos demostraría un excesivo rigorismo en desatención a otras mandas legislativas.

Ponderó además que en el caso se presentan otros elementos que permiten un abordaje integral de la prueba, sopesando también los bienes y principios comprometidos en el proceso. “Esta postura considero además que es la que mejor se compadece con la justicia como valor y fin, y se traduce en la labor propia y esencial del ejercicio de la función judicial”, escribió en la sentencia.

En función del análisis hizo lugar a la acción de filiación y ordenó al Registro Civil y Capacidad de las Personas que inscribiera al hombre como hijo biológico de su padre desaparecido.

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement