Seguinos

Judiciales

Fallo contra AZ Construcciones: Deberán indemnizar a una clienta que los denunció

La damnificada empezó a pagar una prefabricada pero sospechó cuando quiso adelantar cuotas y solo le recibían plata en efectivo.

el

Foto: Gentileza Diario Río Negro.

Una constructora de Viedma deberá devolverle a una vecina las cuotas que pagó por una casa, además de resarcirla el daño moral y punitivo. Luego de abonar una seña y algunas cuotas, la señora comenzó a sospechar cuando intentó adelantar pagos haciendo una transferencia bancaria y le dijeron que solo le recibirían la plata en efectivo. Se asesoró y comprobó que el contrato era muy poco claro. La Cámara Civil confirmó un fallo de primera instancia.

Todo comenzó cuando la vecina suscribió con la empresa AZ Construcciones un contrato de compraventa por el que se obligaba a entregar los elementos constitutivos de la vivienda industrializada «Tipología Minimalista, 3 dormitorios», abonando una seña.

Según le dijeron, al completar el 50% de la vivienda comenzaría la obra. El monto restante se financiaría entre 36 y 60 cuotas fijas y en pesos con un interés anual del 48%. Quedó establecido que la compradora no tendría gastos extra.

Solo pago en efectivo

Un punto central del contrato es que para comenzar la construcción, debía pagar las 12 cuotas iniciales. La clienta señaló que cuando había abonado 6 cuotas, intentó mediante transferencia bancaria completar -con una importante suma de dinero- el 50% del valor de la vivienda, para que se iniciara su construcción.

En ese momento, se le informó que ello no era posible y que únicamente podía hacer la entrega de dinero en efectivo. Dicha respuesta no le resultó satisfactoria y le género una gran cantidad de dudas. De esta manera, solicitó asesoramiento legal y tomó conocimiento de las omisiones que presentaba el contrato y que afectaban su validez.

Concurrió al Centro Judicial de Mediación de la ciudad de Viedma para que se cumpliera el contrato o bien le restituyeran el dinero más los intereses. AZ Construcciones no se presentó a la audiencia, por lo que remitió una carta documento.

Entre otras cuestiones, la vivienda estaba descripta de manera incompleta, y no se le entregó la documentación completa firmada por el vendedor donde constasen todas las características de la casa, además de las condiciones financieras del contrato.

El fallo de primera instancia destacó que no la constructora incumplió con su deber de información en el marco de una relación de consumo. Remarcó, asimismo, que la clienta “solicitó mayor información a su proveedor para poder cumplir con su parte de la obligación contractual, y hacer la propuesta económica para completar el 50% del valor de la vivienda que permitiera el inicio de la obra, pero el demandado no proveyó la información que se le requirió”.

Observó que la vecina “ha demostrado su voluntad de cumplir el contrato: pagó todas las cuotas de anticipo hasta el momento de la petición y posterior reclamo”.

Finalmente, condenó a la constructora a pagar lo abonado por la señora con sus intereses, más un resarcimiento por daño moral y por daño punitivo.

La apelación

AZ Construcciones presentó un recurso ante la Cámara. Esta tuvo en cuenta que la constructora en su apelación no observó la decisión judicial de primera instancia que pone el acento en la obligación de informar por parte de la constructora, dada la condición de empresa proveedora del bien.

Tampoco refutó cuestiones desarrolladas en el fallo primario: que se trata de un contrato de consumo, la protección especial que tiene un consumidor, ni que la carga dinámica de la prueba establece, para este tipo de casos, una obligación también para quien brinda un bien o un servicio.

El punto central de la impugnación tuvo que ver con la indemnización fijada sobre el daño no patrimonial que se le habría generado al la clienta. Para la constructora, la jueza de primera instancia no tenía posibilidades de “saber cómo repercutieron anímicamente en la consumidora los hechos acontecidos, y no es factible su sostenimiento a partir de meras presunciones judiciales”.

La sentencia de segunda instancia tuvo en cuenta que lo acontecido “excede la mera molestia en la ejecución de un contrato”, como dijo la jueza civil, “toda vez que se trata de su vivienda familiar el perjuicio luce evidente ante la frustración de la posibilidad que se había proyectado la actora de tener la casa propia y con ello afectado su derecho de vida”.

La Cámara recordó el “deber de información labrado en el art. 4 de la Ley 24.240 y especificado para el asunto por el art. 36, que se constituye en uno de los pilares fundamentales” del derecho consumeril”.

Esta premisa “responde al hecho que los consumidores, en la especie y desde el momento mismo de inicio de la tratativas, tienen una posición de desequilibrio ante el que desarrolla de manera profesional, aun ocasionalmente, actividades de, entre otras, comercialización de bienes y servicios”.

Respecto al caso, resaltó el tipo de actividad: “la presencia de un interés espiritual preexistente, tal el anhelo de obtener una vivienda, se verifica capaz de ser reconocida como objetivo del negocio. Por lo que, la rescisión a la que la cliente se vio forzada por el hacer omiso o incompleto del demandado, indefectiblemente se avizora hábil para generar en ella una alteración de su espíritu que va más allá de lo tolerable y debe ser indemnizado”.

Explicó que el incumplimiento de la constructora “no se traduce en una simple molestia o contratiempo, sino en una real afectación a los sentimientos”.

Recalcó que “la actitud desplegada por el demandando desde su posición dominante de no recibir el anticipo de una importante suma de dinero por medio de transferencia bancaria, no solo desalentó la relación contractual o amedrentó la seguridad jurídica, sino que -y lo que es más grave todavía- no encuentra sustento en el derecho vigente que fomenta la bancarización de los pagos”.

“Además, demandó la dedicación de tiempo para enfrentar la malograda compra emprendida, al tener que buscar asesoramiento legal, concurrir infructuosamente a mediación ante la incomparecencia del accionado y en definitiva, encarar esta causa, dejando de gozar aquellas cosas que eran de su interés”, remarca el fallo.

Judiciales

Un bombero deberá ser indemnizado porque se lesionó combatiendo un incendio

La ART deberá abonarle más de $750.000, en concepto de prestaciones dinerarias por incapacidad laboral e intereses.

el

Un hombre que se desempeñaba como bombero sufrió un accidente de trabajo al estar extinguiendo un incendio en un campo cercano a Viedma. Al doblar su cuerpo para clavar una pala, con el fin de construir un corta-fuego, sintió un fuerte dolor en su región lumbar que se irradió hacia la cara posterior del muslo izquierdo.

Luego del incidente al no disponer de un medio de transporte, permaneció en el área de trabajo varias horas hasta que fue trasladado a Viedma.

El hecho fue denunciado ante la ART y la demandada reconoció la contingencia como accidente de trabajo y le indicó que iniciara su tratamiento en la Clínica Viedma, donde recibió atención médica y farmacológica, con antiinflamatorios, y allí le ordenaron reposo. Luego recibió tratamiento de kinesiología de más de 100 sesiones hasta el alta médica definitiva, pero continuó con dolores intensos en la zona afectada.

Por su parte, la Comisión Médica concluyó que no presentaba secuelas generadoras de incapacidad laboral pero para el trabajador si y por ello inició la demanda.

La demandada no contestó la acción en su contra, en consecuencia no pudo controvertir ninguno de los hechos expuestos.

Oportunamente, el perito médico explicó que el trabajador padece “Lumbalgia predominio izquierdo, síntomas y signos de lumbalgia post traumática. Dolor en región lumbar con contractura muscular paravertebral. Marcha punta-talón con dificultad”.

Finalmente la Cámara Laboral de Viedma condenó a Horizonte Compañía Argentina de Seguros Generales S.A. a abonarle la suma de $773.397,02, en concepto de prestaciones dinerarias por incapacidad laboral e intereses.

Continuar leyendo

Judiciales

Más de cuatro décadas de matrimonio, pero sin verse: ella no podrá heredar

La Justicia determinó que la herencia solo le corresponde a la única hija del matrimonio.

el

No tuvo contacto con su marido por más de 40 años y cuando él falleció quedó excluida de la sucesión por falta de “vocación hereditaria”. La mujer vive en otra provincia y, al ser citada al proceso sucesorio que tramita en Cipolletti, se presentó en carácter de cónyuge. Sin embargo, luego quedó establecido que no tiene derecho sobre los bienes. En este contexto, la herencia solo le corresponde a la única hija del matrimonio.

El proceso sucesorio está contemplado en el Código Civil y Comercial de la Nación. El artículo 2277 establece que la muerte de una persona causa la apertura de su sucesión y la transmisión de su herencia a las personas llamadas a sucederle por el testamento o por la ley. La “vocación hereditaria” es el llamado a concurrir como heredero a la sucesión de la persona fallecida.

Pero el artículo 2437 determina que el divorcio, la separación de hecho sin voluntad de unirse y la decisión judicial de cualquier tipo que implique cese de la convivencia excluyen el derecho hereditario entre cónyuges.

Justamente fue el caso de Cipolletti. Aunque la mujer no se había divorciado admitió –audiencias mediante- su separación de hecho de más de 45 años “sin voluntad de unirse”. En consecuencia, con la resolución del fuero Civil que puso fin al conflicto quedó determinado que carecía de vocación hereditaria y que la herencia corresponde en su totalidad a la hija (única y universal heredera).

Durante el último año, el fuero Civil de Río Negro le dio trámite a 9.745 nuevas causas y las sucesiones representan el 25,54 de este total. Hubo 2.489 sucesiones en 2021, entre las que se encuentra el caso de Cipolletti.

Cuando el matrimonio se vuelve un obstáculo

No es la primera vez que en la jurisdicción se tramita una causa con un matrimonio sin contacto. El año pasado, el fuero de Familia advirtió que un hombre quería divorciarse de su esposa pero no podía encontrarla para notificarla. Se recurrió al mecanismo de edictos de citación de personas.

En esos casos lo primero que se realiza es “practicar información sumaria”. Ello significa que cuando alguien pierde el contacto con una persona, se envían oficios a distintos organismos públicos: secretaría electoral, Anses, Afip.

Con la respuesta se obtienen algunos datos, por ejemplo, de domicilios o bienes registrados. Luego se envía una cédula y si el documento regresa “sin diligenciar”, es decir que no se encontró a nadie o esa persona no vive en el domicilio consignado, se publica un edicto de citación.

Después de la publicación de edictos, se notifica al Centro de Atención de la Defensa Pública (Cadep) para la designación en el expediente de un defensor o defensora de ausentes que actúa como parte, en representación de la persona que no fue hallada por ningún medio.

En el fuero de Familia la citación de personas no solo se utiliza para los divorcios, sino en demandas de alimentos, cambios de nombre y adopciones. En el caso de los divorcios en general se trata de parejas sin hijos, que han dejado de convivir y han perdido el contacto.

“A veces la gente pasa mucho tiempo casada y al no tener hijos en común se dejan de ver y después alguno de los cónyuges necesita realizar un trámite y el matrimonio se vuelve un obstáculo. Entonces necesita divorciarse y se recurre al sistema de edictos”, se explicó desde el fuero de Familia. También en las sucesiones, que tramitan en el fuero Civil, se publican edictos para hallar a posibles herederos de la persona fallecida.

Continuar leyendo

Judiciales

Investigación por femicidio de Casmuz: Se realizó el sorteo del que saldrán los 12 integrantes del jurado popular

Tendrán que determinar la responsabilidad de Gregorio Antonio Colicheo, actualmente detenido por otro crimen, el de Javier Videla.

el

La Oficina Judicial Penal de Roca sorteó esta mañana (08/08) a las 90 personas que serán convocadas como potenciales integrantes del jurado popular que intervendrá en el juicio caratulado como femicidio de Claudia Alejandra Casmuz, cuyo cadáver fue encontrado el 4 de marzo de 2021 en el campo “La Perseverancia”, en cercanías de Casa de Piedra.

Las 45 mujeres y los 45 hombres sorteados hoy están radicados en localidades de la Segunda Circunscripción Judicial, que comprende General Roca, Villa Regina, Choele Choel, Río Colorado, Allen, Cervantes, Chichinales, Chimpay, Pomona, Belisle, Luis Beltrán, Darwin, El Cuy, Gral. E. Godoy, Mainqué, Ingeniero Huergo, Lamarque, Los Menucos, Cerro Policía, Maquinchao y Sierra Colorada.

De esas 90 personas saldrá el jurado imparcial de 12 integrantes que tendrá a su cargo el veredicto. De acuerdo con la programación definida por la Oficina Judicial, las audiencias del juicio se desarrollarán desde el 13 hasta el 20 de septiembre, incluyendo el fin de semana de los días 17 y 18 de ese mes, en el Auditorio de la Ciudad Judicial de Roca.

En tanto que el 12 de septiembre, las 90 personas sorteadas hoy serán llamadas a la audiencia de selección de jurados, de la que surgirán las 12 personas que integrarán el tribunal popular en carácter de titulares y las cuatro personas que serán suplentes.

El juez profesional que tendrá la responsabilidad de dirigir el juicio por jurados será Emilio Stadler. La defensa del imputado, Gregorio Antonio Colicheo -actualmente detenido-, será ejercida por un equipo de la Defensa Pública a cargo de Juan Pablo Piombo, en tanto que la acusación será sostenida por un equipo del Ministerio Público Fiscal encabezado por el fiscal jefe Andrés Nelli. En representación de la familia de la víctima, constituida en parte querellante, intervendrán los abogados Marcelo Hertzriken Velasco y Joaquín Hertzriken Catena.

Notificaciones seguras

A partir de hoy la Oficina Judicial Penal comenzará a notificar personalmente a las 90 personas sorteadas. El organismo estableció un sistema de comunicaciones seguras, con personal debidamente identificado, y cuenta con un equipo de trabajo especializado para evacuar todo tipo de consultas que puedan tener las personas convocadas.

Las personas recibirán una comunicación telefónica y/o por correo electrónico, en la que recibirán toda la información pertinente.

La Oficina Judicial enfatizó, además, que de ninguna manera se les solicitará información relacionada con números de cuentas bancarias, CBU, alias o claves electrónicas de servicios bancarios.

Cualquier consulta puede realizarse al mail [email protected] o al teléfono (0298) 4292050 internos 583 o 561 (Oficina de Juicio por Jurados de Roca) y 550 o 535 (Mesa de Entradas de la Oficina Judicial Penal de Roca).

Padrón electoral

En abril de 2021 el Tribunal Electoral de Río Negro realizó el sorteo inicial de ciudadanas y ciudadanos que podrían ser convocados a integrar los Jurados Populares de los juicios que se realicen con esa modalidad en 2022 y 2023. En aquella ocasión fueron sorteadas del padrón electoral un total de 2.300 personas de toda la provincia.

Para la Segunda Circunscripción se sortearon 400 mujeres y 400 hombres. Esos listados fueron luego depurados por la Oficina Judicial de Roca, que eliminó de las listas a todas las personas que presentan incompatibilidades legales para integrar un jurado. El listado depurado dejó 202 mujeres y 175 hombres con domicilio en la Circunscripción en condiciones de ser llamados a integrar un jurado. De esas dos nóminas salieron hoy las 45 personas del padrón masculino y las 45 del padrón femenino que serán llamadas a la audiencia de selección del 12 de septiembre.

El sorteo se realizó mediante una aplicación informática, bajo el control de la Fiscalía, la Defensa y la parte querellante, y que quedó videograbado en el legajo. Estuvo a cargo del Director y la Subdirectora de la Oficina Judicial Penal de Roca, Juan Manuel Tartaglia y Claudia Lemunao.

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement